Tripulantes: "Gobierno está en deuda con trabajadores de la industria pesquera"

|

Esperanzados en que se concrete la próxima semana una reunión con el ministro de Economía, que comprometió hace algunos días el subsecretario de Pesca, se encuentran representantes de los trabajadores de la industria pesquera. Así lo manifestó Sergio Vera González, vicepresidente de la Federación de Tripulantes de Naves Especiales de Chile (Fetrinech), preocupado por la situación que atraviesa el sector.

Según el dirigente, el Gobierno está en deuda con los trabajadores, principalmente con los de la industria pesquera. "No ha tomado en cuenta a los miles de hombres y mujeres que laboramos en el sector: más de 25 mil trabajadores con empleo directo e indirecto, además de nuestras familias, sumando más de 75 mil personas, los que ni siquiera fuimos incluidos en el plan de reconstrucción y ayuda post terremoto", dice.

Agrega que atraviesan por una de las situaciones más complejas del sector, sufriendo la pérdida parcial y total -en algunos casos- en sus puestos de trabajo, producto de las millonarias pérdidas tras el terremoto y los graves problemas por la ausencia del jurel, el principal recurso pesquero del país. Además, "el 15 de agosto comienza la veda biológica de la merluza común y se están produciendo fusiones entre empresas".

En momentos en que se ha generado un debate en torno a la discusión de la nueva Ley de Pesca que comenzará a regir en 2013, la Fetrinech pide que se incluya en esta norma a los trabajadores, quienes "tenemos la mayor participación en el desarrollo pesquero nacional y somos los más perjudicados en momentos difíciles", declaró Sergio Vera.

No obstante, mantienen su postura firme en contra de la posibilidad de licitar cuotas, ya que a juicio de la federación "sería una muerte anunciada para la pesca en Chile", pues considera que en el sector están las empresas y las tripulaciones mínimas y necesarias. "Lo ideal sería aumentar los puestos de trabajo, pero con nuestra experiencia, subastar llevaría a desvalorizar nuestras remuneraciones, todos necesitamos trabajar y con esto nos exponemos a competir entre nosotros".

El vicepresidente de la entidad sostuvo que el Gobierno no quiere entender que las cuotas de pesca seguirán siendo las mismas. "Lo que conseguirán será acabar la pesca en el país a mitad de año y luego vendrá una cesantía que no están dispuestos a absorber, perderemos los beneficios que por años hemos logrado en las negociaciones colectivas y las nuevas empresas contratarán por menos salario a los mismos trabajadores que hoy están con contrato indefinido, una vez que los despidan las actuales compañías", aseveró.

Agregó que, con un sistema de subastas, los barcos extranjeros que hoy pescan fuera de las 200 millas serán los mismos que lo harán dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) y "terminarán por hacernos desaparecer. Esta misma postura la tiene el sector artesanal, ya que la ley es bastante clara y no excluye de estas pretendidas licitaciones a este sector", subrayó.

Industriales pesqueros manifiestan que argumentos para licitar cuotas pesqueras son incoherentes

|


"Lota Protein no trepidó en girar varias veces su línea argumentativa para justificar la licitación de cuotas de pesca", dijo el abogado de la Asociación de Industriales Pesqueros (ASIPES), Cristóbal Eyzaguirre, la mañana de ayer jueves durante su ponencia ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

Según el representante de los industriales pesqueros de la zona centro sur, la empresa del grupo noruego Koppernaes ha actuado de manera incoherente. Primero, en su consulta al TDLC alegó que el mercado de productos finales tendría un serio problema de libre competencia y, además, que la Subsecretaría de Pesca (Subpesca) y los Consejos Nacional y Zonales de Pesca habían infringido este principio. Luego, en una nueva presentación, cambió de discurso alegando que el mercado de cuotas tendría problemas de costos de transacción. Y en un tercer documento, la compañía extranjera levantó otra tesis: la existencia de un gran potencial de recaudación en una subasta de cuotas.
El abogado de Asipes dijo también que "resulta curioso que una empresa noruega respete la asignación de cuotas por historia en su país -lo que ocurre en todos los países con larga trayectoria pesquera-, pero en Chile pretenda convencernos que dicha asignación sería ineficiente".
A continuación, Eyzaguirre rebatió los siete mitos que Lota Protein y sus informantes han levantado para cuestionar la asignación de cuotas pesqueras por historia y validar las licitaciones.
En primer lugar, descartó que con cuotas entregadas por historia haya problemas de competencia en el mercado de productos finales. Ello, entre otras razones, porque existe una restricción exógena a la oferta (la cuota fijada por la autoridad), no hay desvío de producción a los mercados externos por parte de los grandes productores, los pequeños productores exportan parte relevante de su producción y el HHI (índice de concentración) del sector es moderado. "Si el mercado local no fuere competitivo, Lota Protein vendería toda su producción en el mercado local", concluyó.
En segundo lugar, rechazó que hubiera problemas de competencia en el mercado de cuotas, pues éstas se distribuyen entre varios actores de tamaño equivalente, existen fuerzas opuestas que conducen a un comportamiento eficiente entre los actores y, por lo mismo, se impide la colusión. Además, reflexionó Eyzaguirre, independiente del tamaño, cualquier eventual manipulación desaparece cuando las cuotas están en manos de quienes más las valoran.
En tercer lugar, el abogado de Asipes aseveró que no es verdad que los costos de transacción en el mercado de cuotas sean insalvables, pues entre 2001 y 2009 se llevaron a cabo más de 300 transferencias en el país sólo en el jurel. En cuarto lugar, dijo que es falso que la licitación sea el único mecanismo para asignar eficientemente las cuotas, pues la experiencia nacional e internacional demuestra que las subastas no han funcionado y que la transferibilidad (venta de cuotas) es el mejor camino.
En quinto lugar, dijo que no es efectivo que la subasta sea el único mecanismo que resuelva las asimetrías de información. Sostuvo que hoy los potenciales entrantes tienen igual acceso a información del mercado de productos finales, costos de extracción y de procesamiento, como también que es imposible que alguien -en la industria o fuera de ella- prediga la disponibilidad de los recursos en el futuro.
En sexto lugar, Eyzaguirre puntualizó que es un mito que las subastas generarían mayor innovación. De hecho, recalcó que ninguno de los países que Lota Protein califica como exitosos en innovación (Nueva Zelanda, Islandia, Noruega, Canadá y Australia) ha subastado las cuotas de pesca.
En séptimo lugar, se mostró contrario a que las licitaciones traigan otros beneficios económicos y sociales. Por el contrario, manifestó que autores como el islandés Ragnar Arnason han resaltado que las subastas de cuotas pesqueras desincentivan la inversión y cooperación en la preservación del ecosistema, generan visión y estrategias corto plazo, incrementan el costo de capital, debilitan la industria y perjudican la competitividad en un mercado globalizado. "Si subastar fuera la panacea, ¿por qué ninguno de los 22 países con cuotas individuales lo hace?", preguntó a los miembros del TDLC.
Por último, el abogado de Asipes rechazó que la Constitución chilena no proteja los derechos de propiedad sobre la pesca. Dijo que las autorizaciones de pesca son reconocidas por el Tribunal Constitucional y la Contraloría General de la República. Además destacó que son indefinidas, transmisibles y transferibles en régimen de plena explotación; permaneciendo luego de la eventual expiración de Límites Máximos de Captura.

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB