Trabajadores de ASMAR luchan por el reintegro de los despedidos

|


Como fue informado por Resumen, el viernes 8 de abril, 15 trabajadores de Asmar comenzaron a ser alertados de ser despedidos. A nueve de ellos, la empresa alcanzó a entregarle la carta ee despido. El mismo lunes, el sindicato comenzó un proceso de movilización que los mantiene realizando una Olla Común en las afueras de la Puerta de Leones de Talcahuano, entrada principal a ASMAR (Astilleros y Maestranzas de la Armada).

Cristian Lagos, presidente del sindicato, plantea que las seis notificaciones de despido restantes no se han cursado gracias a la presión que se está haciendo. Para este martes 19 de abril, se reunirán el Ministero de Defensa, Andrés Allamand, los senadores Hosaing Sabag y Alejandro Navarro, junto a Adrés Fonzo, en representación de ASMAR. De esta junta se espera el reintegro de los trabajadores despedidos y la detención de los anuncios de despidos masivos para unos meses más.

Consultados por las razones de los despidos, los trabajadores explicaron a Resumen que, si bien ASMAR plantea que hay una baja carga de trabajo, hay otros motivos. ASMAR está recontratando a uniformados en retiro, "sargentos, sub oficiales, oficiales, comandantes, que llegan a cargos de supervisión y directivos". Los trabajadores plantean que es injusto, pues se le da trabajo a ellos, que ganan pensiones por encima de cualquier jubilado y más encima los expulsan, para darles ingreso.

Los obreros se mantendrán en movilizaciones hasta el que se reintegren sus compañeros expulsados, muchos de ellos tienen más de treinta años en la empresa y cargan con enfermedades crónicas que agravan los efectos del despido. Hasta el momento han contado con la solidaridades de otros sindicatos, provenientes del rubro pesquero, metalmecánico, pesquero, de subcontrados de Enap.

Gobierno evalúa flexibilizar límite legal a contratación de extranjeros en empresas

|

la tercera


El Código del Trabajo establece que las empresas locales deben tener, como mínimo, un 85% de dotación compuesta por chilenos.


Es un anhelo importante de una parte del sector privado. La opción de introducir cambios en la norma que limita la contratación de extranjeros en empresas chilenas, fijando un máximo de 15% del total de la dotación, ya se discute en el gobierno.

La medida, que podría implicar un alza del mencionado tope o su eliminación, ha sido planteada, sobre todo por los empresarios agrícolas, en las mesas de trabajo del plan de reformas microeconómicas denominado Impulso Competitivo, coordinado por el Ministerio de Economía y que sería anunciado este mes.

Sector agrícola Fuentes de Economía confirman que la medida está en estudio, pero que aún no se ha resuelto. Si se ejecuta, habrá que resolver, además, si el cambio abarcaría un sector específico, como la agricultura, o adquirirá un carácter general. Esto, considerando que los trabajadores especializados están excluidos de esa restricción legal. Así, los cambios tendrían un efecto mayor en sectores que, en proporción, demandan mayor cantidad de trabajo menos calificado, como el agrícola. Las fuentes sostienen que otra alternativa, que existe en otros países, es flexibilizar la norma en determinadas temporadas de trabajo.

Todo enmarcado en una tendencia, agregan, donde crecientemente la fuerza laboral ha comenzado a migrar a trabajos más especializados.

El subsecretario de Agricultura, Alvaro Cruzat, afirma que "las estadísticas de empleo entregadas por el INE, en el período 1996-2009, muestran que la fuerza laboral agrícola se ha estancado, mientras la economía en su conjunto ha aumentado su fuerza laboral en 30%. A esta realidad podemos añadir que la superficie frutícola, gran demandante de trabajo, ha aumentado un 28% en el mismo período". En ese plano, afirma que una modificación en la normativa sobre dotación extranjera "podría ser una de las posibilidades para abordar este tema".

Ello, si bien "las ventajas y desventajas de esta medida requieren un análisis profundo de los procedimientos y reglamentos involucrados, así como de sus consecuencias, más allá de lo netamente laboral". El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Luis Mayol, dice que la modificación al límite de dotación extranjera forma parte de las propuestas que se han discutido en las mesas de trabajo con el gobierno y que ayudaría a enfrentar la menor disponibilidad de mano de obra en algunas zonas.

"Hay una inquietud muy grande con la escasez de mano de obra que enfrenta el sector, por ejemplo, en el norte del país, donde el auge de la minería ha tenido un impacto significativo sobre la disponibilidad de fuerza de trabajo. Por eso ahí ya se está acudiendo a mucho trabajador peruano y boliviano". Con todo, por ahora, las modificaciones a los límites de dotación extranjera no están en los planes del Ministerio del Trabajo. Fuentes de esa cartera destacan que el foco de la agenda apunta a fortalecer la capacitación de los trabajadores chilenos, a través de una reforma al Sistema Nacional de Capacitación (Sence). El objetivo, dicen estas fuentes, es enfrentar de mejor manera el desafío que plantea la competencia con la mano de obra calificada y no calificada de países como China, India, y también de economías vecinas, como Perú y Bolivia. De acuerdo con cifras del Ministerio del Interior a diciembre de 2009, en Chile residen 352 mil extranjeros. De ellos, 298 mil son mayores de 15 años y 228 mil viven en la Región Metropolitana. Del total, la mayoría corresponde a peruanos (37%), seguidos por argentinos (17%) y bolivianos (6%). El total de ocupados en Chile suma 7,4 millones de personas.

El próximo miércoles Gobierno abordará calendario de proyectos de seguridad laboral

|

Ejecutivo afina agenda de temas laborales en vísperas de próximo 1 de Mayo. Para los jubilados, por otro lado, ya estaría contemplado el pago de un "bono de invierno" a fines de mayo.



SANTIAGO.- Dentro de lo que se prevé es la agenda de temas relevantes del ámbito laboral que el Ejecutivo está afinando con vistas a la próxima conmemoración del 1 de Mayo, Día del Trabajador, el próximo miércoles el Presidente Piñera abordará el calendario legislativo de los primeros proyectos sobre seguridad laboral, tema que irrumpió en la agenda tras el rescate de los 33 mineros. La ministra del Trabajo, Evelyn Matthei, dijo ayer que los primeros proyectos sobre el tema ingresarían en uno o dos meses más , pero no precisó cuál de ellos lo haría primero, dentro de un cambio mayor de la legislación laboral, que contempla modificaciones a la Ley de Accidentes del Trabajo, la Ley de la Dirección del Trabajo, Superintendencia de Seguridad Social y el Código del Trabajo, en materia de seguridad. Otro de los temas relevantes que está analizando el Ejecutivo es una definición sobre la forma de atacar la práctica del “multirut”, es decir, la adopción de múltiples razones sociales en una misma empresa, lo que dificulta- según la evaluación de las autoridades- el desarrollo de una relación adecuada entre sindicatos y empleadores. El Subsecretario de Previsión Social, Augusto Iglesias, quien esta mañana exhibió los beneficios de los nuevos lugares de pago de pensiones de los jubilados del IPS, confirmó que el próximo miércoles el Presidente Piñera abordaría el tema con los responsables de la cartera.

Ante Comisión de Pesca: Trabajadores pesqueros del norte reclamaron por restricción en las cuotas de pesca

|

Los trabajadores de la zona norte del país informaron en la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados sobre los efectos negativos que ha producido la restricción impuesta en la pesca de jurel, luego de la negociación con la Organización Regional de Pesca (ORP), lo que ha significado un fuerte impacto social y laboral para la zona, manifestaron. Nuestro país como parte de la ORP para el Pacífico Sur, acordó a comienzos del 2011, junto con otras naciones integrantes como China, Perú y Rusia, una reducción del 40% de la captura del jurel debido a que este recurso se encuentra sobreexplotado. Sin embargo, los pescadores de la zona norte expresaron en la Comisión de Pesca de Cámara Baja que han debido enfrentar una restricción mayor, quedándose solo con el 10% de la recolección, mientras que en el sur de Chile tienen acceso al 90%. De esta manera, ahora solo se permiten 39 mil toneladas de captura para todo el norte grande, resolución que según los pescadores de esa zona va en perjuicio de los trabajadores. En esta línea, Ramón Morales, presidente del Sindicato Corpesca Arica (Región de Arica y Parinacota), aseveró que han solicitado 102 mil toneladas de jurel, “sin embargo, nos han descontado el 75% de la cuota, quedando 38 mil toneladas para el norte. La pesca no se puede entregar en base estadísticas, en el sur no tienen pesca dentro de las 200 millas, están yendo a pescar en el borde de la Región de Atacama que prácticamente es el norte y nosotros no podemos pescarlo teniendo el pescado ahí mismo”, manifestaron. Del mismo modo, Michel Campillay, presidente del Sindicato de Oficiales de Pesca, dijo que ellos en el norte bajaron un 77% la cuota, “en cambio en el sur solamente ha bajado un 1%, cuando ellos este año están realizando su captura en el límite entre las regiones de Tarapacá y Atacama. Chile en la única parte que tiene jurel en este momento es en el norte y lamentablemente todos los países están incrementando su cuota y nosotros por estas restricciones de cuota nos vemos reducidos”. De igual manera, expresó su insatisfacción con las respuestas entregadas por el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, en la sesión. “No hemos estado satisfechos desde el principio de esta negociación porque el subsecretario se limita a decir que hay que cuidar el recurso”, puntualizó. Por su parte, Galilea argumentó que la pesca de anchoveta ha compensado la baja extracción de jurel y frente a las preocupaciones de los pescadores anunció un plan de mitigación que contemplará programas de capacitación y emprendimiento. “En nuestro país la única manera de recuperar el jurel, dado el estado crítico de sobreexplotación en que se encuentra, es con una reducción importante de la cuota de pesca y por eso nosotros propusimos rebajar las capturas en un 40% y esto ha traído consecuencias en algunas regiones más que en otras. En el caso del norte se han sentido muy afectados pero afortunadamente hemos tenido muy buena pesca de anchoveta”, enfatizó el titular del sector. En tanto, la diputada Marta Isasi, quien representa a la Región de Tarapacá, hizo un llamado al Gobierno para resolver esta situación y manifestó que “hoy día estamos viviendo el recorte de la captura del jurel y sin embargo, nosotros tenemos a Perú que está capturando más de 60 mil toneladas. En el norte seguimos en esta vulnerabilidad de saber qué va a suceder con nuestros trabajadores y sus familias, sin duda que tenemos pesca de anchoveta pero ¿qué va a pasar en julio cuando ya no tengamos anchoveta?”, expresó. Finalmente, el diputado Jorge Ulloa puntualizó que esta baja en la cuota es necesaria para resguardar el recurso para el futuro, “si no nos quedaremos sin pescado y, por lo tanto, pese a que sabemos que con esta negociación se va a bajar nuestra cuota, preferimos que se baje pero que nos quede pescado para el futuro”, concluyó.

Pesqueras se fusionan y disminuyen los recursos marinos

|

La fusión de las compañías de pesca de arrastre continúa. Las seis empresas que últimamente se han fusionado son dueñas de un 60% de las cuotas de captura de jurel a lo largo de las costas de Chile. A la par los recursos marinos, como el jurel, muestran serias mermas en su reproducción.Hace días se anunció la fusión de otras dos empresas pesqueras. Es el caso de Itata y El Golfo, que siguen el camino ya recorrido por Camanchaca y Pesquera Bío-Bío; San José y SouthPacificKorp. En tanto, la Fiscalía Nacional Económica ha iniciado una investigación a esta operación, en tanto representa una considerable concentración en la pesca de jurel, sardina, anchoveta y merluza común. Sin embargo, esta “concentración”, que alarma a este organismo público, sólo importa en el ámbito empresarial. Nunca ha habido un pronunciamiento sobre el que estas pesqueras concentren el 95% de la pesca del jurel y el restante 5% quede para el sector artesanal, que además debe venderle su pesca a los precios que imponen. Los motivos de la fusión, según han dicho sus propios directivos, son los de enfrentar la baja en las cuotas de captura del jurel, que este año disminuyó a 315 mil toneladas de las 1.300.000 toneladas que el Estado otorgó para el pasado 2010. Efectivamente, la baja de las cuotas de captura fue abrupta y quizás insuficiente, si se considera que el 2010 no se alcanzó a pescar 500 mil toneladas, porque sencillamente no había jurel en el mar. Las fusiones empresariales, donde participan grupos económicos como Angellini tras SouthPacificKorp, o los Lecaros Menéndez tras San José, se han realizado en menos de un año y su unión es una nueva muestra del monopolio que tienen de la pesca. POSIBLE VENTA DE CUOTAS DE CAPTURA El periódico electrónico de Concepción, Resumen, conversó con el presidente del Sindicato de Capitanes de Pesca, Luís Reyes, quien plateó que esta fusión no sólo está gatillada por la baja de la cuota de captura, sino que también por el posible escenario futuro, donde las cuotas de captura se liciten, es decir, el Estado las venda. Para Reyes las medidas que la Subsecretaría de Pesca ha tomado no significan ninguna mejora en la conservación de los recursos marinos y en consecuencia, tampoco representan buenas expectativas para los trabajadores de la pesca, pues la industria pesquera sigue concentrando casi toda la pesca, pero también las funciones que hay en el rubro pesquero; pescan, procesan el producto y lo comercializan; Camanchaca y San José son ejemplos de ello. Lo que proponen -dice Reyes- es la separación de estas funciones y que los que pesquen y puedan vender su pesca sean los propios pescadores, con naves de bajo tonelaje y sin el uso de técnicas de pesca nefastas para el ecosistema marino, como el arrastre o el cerco, que se siguen usando. De igual forma se declara partidario de que exista una política de conservación de los recursos marinos. Este planteamiento lo refuerza Juan Carlos González, secretario sindical, quien plantea que son los habitantes de una comunidad costera quienes tienen el derecho a pescar, dentro de los marcos de sustentabilidad de los recursos y no quienes tengan la plata para hacer negocio con algo que es de todos.CONCENTRACIÓN EN LAS CUOTAS DE PESCA La concentración que representan las seis empresas que últimamente se han fusionado es el 60% de las cuotas de captura de jurel a nivel nacional. Sólo para el caso de Itata y El Golfo, se estima que harán ventas por 400 millones de dólares. Sin embargo, Luis Reyes aclara que la concentración económica también existe en el mundo de la pesca artesanal, pues cuando se estableció las 5 millas, desde la playa hasta mar adentro, como zona exclusiva para pescadores artesanales, las propias empresas de pesca industrial adquirieron embarcaciones y las inscribieron en el Registro Pesquero Artesanal, con lo que ingresaron a este sector. Es así como las embarcaciones de la costa de la Región del Bio Bio aumentaron de 150 a 500, al amparo de la Subsecretaría de Pesca, durante los gobiernos de Frei y Bachelet. Según cuenta Luis, “fueron puras movidas y cuestiones truculentas”, porque los permisos para la pesca artesanal estaban cerrados. Por esto es que hay pescadores artesanales, dueños de su embarcación, que casi no tienen acceso a la pesca -explica-, pero hay otros “que aparecieron de la nada y que tienen a su nombre 5 ó 6 embarcaciones”, al servicio de la pesca industrial. Ellos le venden la pesca a la industria y así es como ésta controla el precio, lo que siempre deja inconforme a los artesanales. Mientras sucede este abuso de parte del poder económico, no se ha declarado al jurel y otras especies, en estado de recuperación, lo que implica una moratoria de su explotación por al menos 3 años, es decir, que su explotación se detenga. Al contrario, el jurel sigue considerándose como un recurso en “plena explotación”, lo cual es una aberración si se considera que en los años ‘94 y ‘95 se llegó a pescar 4,4 millones de toneladas de jurel y este 2010 no pudieron pescar ni siquiera 500 mil toneladas, es decir, un 11% de lo que se procesó en los “años de gloria” de la pesca y la harina. La irracionalidad de los empresarios pesqueros es aberrante. Reyes califica su actuar como un robo. Incluso, no tiene correspondencia ni con una lógica mercantil, de preservar la materia prima para que continúe el negocio. Para este año, la Subsecretaría de Pesca ha aprobado 315 mil toneladas de jurel para capturar, pero este año no alcanzó ni siquiera a 500 mil toneladas, habiendo permiso para capturar 1,3 millones de toneladas. ¿Cuál será la cantidad de jurel que dejarán con este “raspado de olla”?EL ‘DESCARTE’ La pesca artesanal al ser selectiva no agota los recursos marinos Después de la aprobación de la Ley de los Límites Máximos de Captura por Armador, en el 2001, el 70% de la flota pesquera con mayor capacidad de captura, quedó trabajando, lo que implicó una cesantía del 30% de quienes laboraban en el rubro pesquero. Desde ahí en adelante, el aumento de la capacidad de las naves fue constante, quedando una porción creciente de trabajadores sin empleo y este volviéndose cada vez más precario. Juan Carlos explica que “la industria redujo la flota pesquera de 160 a 50 barcos, generando la exoneración de un poco más de 1.800 trabajadores del personal embarcado, tripulantes, motoristas, pilotos y capitanes, sin considerar a quienes prestaban servicios a la industria, desde el exterior. Junto con esto, a las tripulaciones que quedan laborando se les bajan sus remuneraciones y se obliga a ‘descartar’ en zona de pesca. ‘Descartar’ significa el trabajo de selección de la pesca y botar al mar la que no cumple los estándares exigidos por la industria. De esta forma, se llega a puerto con 1.400.000 toneladas, pero en zona de pesca se mataron y se botaron más de 3.000.000 de toneladas. Es decir, la medida de bajar la cuota de pesca no cumplió su objetivo de hacer más sustentable los recursos pesqueros. Hoy, a más de 9 años de aplicación de esta ley, se han extinguido los recursos y los despidos van sobre los 3.000; nos atrevemos a decir que junto con el jurel nuestra profesión también se va a acabar”, afirma. Con una política que impida el uso de naves con artes de pesca como arrastre y cerco, que exterminan la biomasa pesquera y con una distribución eadquitativa y racional de cuotas de pesca, podrían volver a la mar una gran cantidad de trabajadores que quedaron desempleados a causa de este proceso y dejar reproducirse nuevamente al jurel y las otras especies.


fuente: el ciudadano.cl

Continúan los cambios en Camanchaca: Francisco Cifuentes es nuevo director de la compañía

|

Las novedades en Pesquera Camanchaca no cesan. Tras la apertura en Bolsa y la fusión con pesquera Bío Bío, en diciembre, la compañía ha renovado su estructura directiva y gerencial. Es así que a través de un hecho esencial enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), Pesquera Camanchaca informó que en sesión extraordinaria de su directorio, realizada en Santiago (Región Metropolitana) este martes 12 de abril, renunció a su cargo el director de la compañía Alfredo Prieto Bafalluy para dar paso en el puesto a Francisco Cifuentes Correa. Esta no es la única novedad en la plana directiva y ejecutiva de Camanchaca, puesto que este lunes 11 de abril se hizo efectivo el cambio en la gerencia general, en donde Ricardo García Holtz asumió en este cargo tras la dimisión del mismo Francisco Cifuentes. Estas readecuaciones "responden a una nueva etapa en el desarrollo de la industria en que participa Camanchaca y a las necesidades propias de una empresa abierta, luego que en diciembre del 2010 colocó exitosamente 31% de su propiedad en Bolsa", detallaron desde la firma ligada a los socios Jorge Fernández Valdés y el mencionado Cifuentes, quienes poseen el 77% y el 23% de la propiedad, respectivamente. En sus planes más inmediatos, la pesquera espera elevar en el 2011 la producción de jurel para consumo humano. Hoy la industria vive una fuerte crisis producto de la escasez del recurso, lo que provocó que la autoridad rebajara en un 76% la cuota de captura para el jurel. Pese al negativo escenario que vive la industria, en el sector sostienen que la pesquera podría revertir las pérdidas que ha registrado en los últimos tres años, gracias a la unión con Bío Bío. En el 2008, las pérdidas de Camanchaca sumaron US$ 47 millones y en el 2009 fueron de US$ 76 millones. En el 2010, la compañía volvió a tener cifras rojas, pero menores a las de años previos: US$ 20 millones. Sus ingresos también sufrieron una leve caída de un 3% al totalizar US$ 258 millones; en tanto, en el 2008 sus ingresos totales eran de US$ 411 millones, pero la crisis sectorial que afectó al área salmonicultora redujo sus ventas a US$ 255 millones en el 2009.

Abren oficialmente la nueva empresa Planta Pesquera San Antonio

|

Pasado el medio día de este miércoles 13 de abril, y con un considerable marco de público e invitados, además de la presencia del alcalde de San Antonio (Región de Valparaíso), Omar Vera, se llevó a cabo la ceremonia oficial de corte de cinta de las dependencias de la nueva Planta Pesquera San Antonio. En la cita, el dueño de la planta, Eduardo Silva, destacó el trabajo que se llevó a cabo para poner en marcha esta planta, desde el punto de vista del desafío personal que significó, conllevando la idea de aportar un grano de arena al combate de la cesantía comunal. Según lo publicado por el diario El Proa, Silva destacó que a partir de la puesta en marcha de esta empresa es que también se le puede inyectar un poco más de dinamismo al alicaído sector de la pesca artesanal, ya que la planta necesita la materia prima que se extrae del mar. En este caso, la jibia será la materia prima con la que comience a trabajar la planta, debido a que es el producto más abundante en la zona, más aun si se tiene en cuenta que la planta tiene la capacidad de procesar 12 mil kilos diarios de materia prima. En relación con el mercado donde será vendido este producto, el dueño de la Planta Pesquera San Antonio detalló que está asociado con la empresa exportadora de Concepción (Región del Biobío) Inversiones Santa Magdalena, que tiene contratos con el mercado asiático. Respecto de la creación de puestos de trabajo, Eduardo Silva destacó que ya hay siete personas en la planta y que necesitarán eventualmente siete más, sin contar a los encargados del transporte y de otros servicios complementarios a su labor. En lo que refiere a la inversión que realizó este empresario sanantonino para echar a andar esta empresa, el dueño destacó que se invirtieron cerca de $ 120 millones, tomando un gran riesgo en relación con abordar un nuevo negocio; esto debido a que Silva era dueño de una comercializadora de este mismo rubro pesquero que quedó sin mercado donde desempeñarse, luego que los importadores comenzarán a trabajar directamente con las plantas, sin la necesidad de intermediarios, por lo que decidió apostarlo todo por este nuevo emprendimiento. Por su parte, el alcalde Omar Vera destacó el ejemplo de superación y de progreso que ha evidenciado este empresario local, que frente a la adversidad y en lugar de abandonar, se decidió por apostar por un nuevo proyecto de trabajo. El edil sanantonino además comentó que a partir de esta planta se generarán puestos de trabajo que permitirán inyectarle dinamismo al comercio local, lo que es tremendamente importante en el escenario actual que vive San Antonio en materia de desocupación. "Un claro ejemplo de superación y de trabajo duro, que además de servir como fuente de ingresos para un grupo familiar, lo hace para varias familias más de la comuna", puntualizó Vera.

En el 2013: Orizon espera abarcar un 5% del mercado mundial de aceite Omega 3

|

En la inauguración de la planta piloto de Golden Omega, empresa ligada al Grupo Angelini y Härting, el gerente general de la firma, Joaquín Cruz, estimó que hacia el 2013 abarcarán cerca del 5% del mercado mundial de comercialización de aceite Omega 3. De igual manera, proyectó que para ese año podrían llegar a tener ventas anuales de US$ 60 millones. La empresa Golden Omega, perteneciente en un 70% a Orizon y Corpesca y en un 30% al Grupo Härting, será la primera en Chile en comercializar el producto, y estará enfocada principalmente en la exportación de aceite Omega 3. "Los mercados a los que apuntamos son Estados Unidos y Europa. Creemos que seremos una competencia fuerte para los principales países productores, como Noruega, Canadá e Inglaterra, porque seremos la única planta que trabajará con la materia prima recién extraída del mar", comentó Cruz. Según lo publicado por Diario Financiero, Cruz agregó que esperan doblar la capacidad de producción de la planta de Arica (Región de Arica y Parinacota), que elabora 3 mil toneladas anuales, una vez que empiece a funcionar. "Para esto, la planta se ampliaría en el 2013", dijo el gerente general de Orizon. El ejecutivo además adelantó que sus clientes estratégicos en primera instancia sería empresas como Nestlé en alimentos, BASF en ingredientes y GNC en marcas. En la inauguración estuvieron el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, el intendente de la región de Arica y Parinacota, Rodolfo Barbosa, y el gerente general de Corpesca, Francisco Mujica.

Acusan "displicencia" del intendente Montes: Fetrainpes escribió carta a Sebastián Piñera

|

A continuación reproducimos una carta enviada por la Federación de Trabajadores de Industrias Pesqueras (Fetrainpes) al Presidente de Chile, Sebastián Piñera. En la misiva, los empleados ligados a la industria del salmón sostienen que el intendente de la Región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes, no asistió a una reunión con dicha entidad, compromiso que habría asumido en presencia del Presidente de la República, en el marco de su visita a la región: "Sr. Presidente, de nuestra consideración, junto con recibir nuestros saludos, venimos a comentar la situación ocurrida con el intendente de la Región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes, tras la visita que realizara a la comuna de Puerto Montt, contexto en el cual usted tuvo la disponibilidad de recibir a los dirigentes sindicales de los trabajadores del salmón con el fin de escuchar nuestras propuestas respecto a planes de reconversión laboral para las ex trabajadoras de la industria salmonicultora, y así terminar con las medidas parches a la cesantía del sector por parte de las autoridades regionales. En este contexto, se integra a la conversación que sosteníamos con el intendente regional, proponiendo ante usted una reunión entre él y los representantes de los trabajadores, para el día miércoles 13 de abril, con el propósito de profundizar en los temas que con usted estábamos tratando y buscar una salida; sin embargo, el día martes 12 de abril cuando llamamos a la Intendencia para ratificar fecha y hora de la reunión comprometida, el intendente lisa y llanamente hizo vista gorda del compromiso adquirido y nos planteó que esta reunión se realizaría con la secretaria regional ministerial (seremi) del Trabajo, Andrea Rosmanich, con quien hemos conversado este tema hace más de un año y no hemos tenido avance alguno, ya que nos señala que no tiene las atribuciones para tomar decisiones y que son privativas del intendente, remitiéndose solo a solicitarnos listado tras listado de nombres de mujeres cesantes que no han producido ningún resultado positivo hasta la fecha, generando falsas expectativas y frustración entre las trabajadoras, hecho que deja en claro que no es la autoridad indicada para resolver estos temas y por lo mismo, nos vimos en la obligación de recurrir a usted en el marco de su visita. Hoy día, miércoles 13 de abril, en este escenario los dirigentes de los trabajadores salmonicultores hemos resuelto no asistir a esta reunión y a la vez hacer llegar a usted esta carta, ya que nos parece grave que el intendente como representante suyo en la región haya desestimado un compromiso adquirido ante su persona, hecho que da cuenta de la displicencia del Sr. Montes con los problemas reales que tenemos los trabajadores y la necesidad de construir respuestas participativas a estos. En este marco es que solicitamos a usted intervenir en este proceso y nos gestione las reuniones necesarias con las autoridades competentes, enterándonos hoy que el día viernes 15 de abril viene a la región la ministra del Trabajo, Evelyn Mathei, con quien nos gustaría sostener esta reunión para tratar estos temas. Sin otro particular se despide atentamente, por la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Industria Pesquera de la décima región (Fetrainpes)".

Cámara de Diputados rechaza enmiendas del Senado a proyecto que perfecciona la regulación de la actividad pesquera artesanal

|

14 de abril 2011


En votaciones separadas, se rechazó una disposición que proponía reducir de tres a dos años el plazo durante el cual no se realicen actividades extractivas como causal de caducidad de la inscripción en el registro pesquero artesanal y otra que pretendía imponer la instalación de un posicionador satelital a las naves de eslora igual o superior a 15 metros. La Sala de la Cámara de Diputados rechazó parcialmente, en la sesión de hoy jueves, las enmiendas introducidas en segundo trámite constitucional por el Senado al proyecto de ley que modifica la Ley General de Pesca y Acuicultura en materia del concepto de embarcación artesanal y de su clasificación por eslora, del reemplazo de la inscripción en el Registro Pesquero Artesanal y de los requisitos para inscribirse en el mismo registro. (boletín 6242) La iniciativa legal se inició en mensaje del Ejecutivo y tiene por objeto perfeccionar la regulación de la actividad extractiva artesanal, particularmente de las situaciones producidas con la entrada en vigencia de la ley N° 20.187, que reguló la institución del reemplazo de la inscripción pesquera artesanal e incorporó algunas definiciones concernientes a la pesca artesanal. En líneas generales, el proyecto redefine el concepto de armador artesanal, eliminando la limitación existente respecto a la capacidad máxima de bodega que pueden tener, en conjunto, las dos embarcaciones permitidas a las personas naturales, jurídicas o comunidades, para que puedan gozar de la calidad de artesanales. Asimismo, obliga a inscribir en el Registro Pesquero Artesanal los aparejos y artes de pesca que se utilizarán en una determinada pesquería, Registro que deberá ser público y estar disponible en la página web del Servicio Nacional de Pesca, actualizado al mes de junio de cada año. El texto legal permite que las vedas biológicas por especies sean fijadas por la autoridad, por un período referencial, cuyo inicio y términos queden condicionados a la verificación de determinados indicadores biológicos. Igualmente, dispone que la suspensión transitoria de la inscripción en el Registro Artesanal para las especies altamente migratorias o demersales, se extenderá a todas las regiones del país y afectará tanto a armadores industriales como artesanales. El proyecto regula el procedimiento que debe seguirse en caso de modificaciones efectuadas a embarcaciones artesanales que importen un aumento de sus características principales. También obliga al Servicio Nacional de Pesca a caducar en el mes de junio de cada año las inscripciones en el Registro de Pescadores Artesanales que se hubieren extinguido. La iniciativa modifica el sistema sancionatorio por incumplimiento de la capacidad máxima de carga, en términos de fortalecer la tipificación de las transgresiones con un criterio de gradualidad. En tercer trámite, la Cámara aprobó con 72 votos a favor y 2 en contra, la mayoría de las modificaciones introducidas por el Senado por estimar que no afectaban de manera sustancial la voluntad de los diputados en el primer trámite constitucional, pero rechazó otras dos enmiendas.Con 6 votos a favor, 71 en contra y 2 abstenciones, los diputados rechazaron la modificación del Senado que reducía de tres a dos años el plazo durante el cual el pescador o su embarcación no realicen actividad pesquera extractiva como causal de caducidad de la inscripción en el registro pesquero artesanal.Asimismo, con 10 votos a favor, 64 en contra y 6 abstenciones, la Cámara rechazó otra enmienda que buscaba hacer extensiva la obligación de instalar a bordo y mantener en funcionamiento un dispositivo de posicionamiento automático en el mar (GPS) a los armadores de naves para la pesca artesanal de eslora total igual o superior a 15 metros.En el debate en la Sala de estas enmiendas intervinieron los diputados Fidel Espinoza (PS), Ignacio Urrutia (UDI), Gabriel Ascencio (DC), Cristián Campos (PPD), María José Hoffmann (UDI), Clemira Pacheco (PS), Matías Walker (DC), Alejandro Santana (RN), Guillermo Ceroni (PPD), Alberto Robles (PRSD), Marta Isasi (Indep), Jorge Ulloa (UDI), Lautaro Carmona (PC), Víctor Torres (DC), Carlos Recondo (UDI) y René Alinco (Indep).Desde las tribunas siguieron la sesión representantes de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales (Conapach), encabezados por su presidenta, Zoila Bustamante.Tras esta votación, debe constituirse una comisión mixta de senadores y diputados que resuelva las divergencias surgidas entre ambas cámaras durante la tramitación de este proyecto.

Diputados analizan problemática para pescadores artesanales de eventual obligación de posicionador satelital

|

El tema, incluido en una indicación aprobada en el Senado al proyecto sobre registro pesquero artesanal, fue abordado en dos instancias distintas: una reunión encabezada por el Presidente de la Cámara y la diputada Pacheco; y otra en la Comisión de Pesca de la Corporación. Una intensa jornada de reuniones sostuvieron hoy representantes del sector pesquero artesanal con diputados con la idea de expresarles su parecer contrario a la indicación aprobada en el Senado al proyecto sobre registro pesquero artesanal, la cual obliga a la instalación de un posicionador satelital en las naves de más de 15 metros de eslora (largo).El primer encuentro fue encabezado por el Presidente de la Cámara, diputado Patricio Melero (UDI), y por la diputada Clemita Pacheco (PS), miembro de la Comisión de Pesca, quienes se reunieron con representantes de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (CONAPACH), entidad que preside Zoila Bustamante.La dirigente expresó la molestia del sector por el hecho que se haya vulnerado el derecho de consulta y se haya impuesto una indicación en el Senado que no fue ni consultada ni acordada con los pescadores artesanales, hecho que vino a contradecir el proceso realizado en la Cámara de Diputados, donde tuvieron participación activa en la formulación de la ley, durante el primer trámite.Bustamante planteó que la instalación de posicionadores satelitales no obedece a la lógica ni considera las diversas realidades regionales de las pesquerías. Sostuvo que, de prosperar la medida, aprobándose la norma en la Cámara, en el tercer trámite, ello significaría la pérdida de muchos puestos de trabajo en una industria que aún no se puede recuperar de los efectos del terremoto.El presidente Melero informó que el tenor de la reunión fue solicitarles que el tema posicionador satelital se discuta más profundamente y en términos de una reforma más integral de la Ley de Pesca y Acuicultura, sobre la cual ya está trabajando el Gobierno con los distintos sectores productivos.“Lo que vamos a hacer es plantear esto a los comités y luego en la sala, que soberanamente tendrá que pronunciarse”, especificó, agregando que la decisión pasará, primero, por postergar para la próxima el tratamiento de las modificaciones del Senado al proyecto de ley; y, luego, por si se rechaza o no la norma. Planteó que existen diversas objeciones a la indicación, como la necesidad misma de su instalación, o la consideración regional de cada pesquería, lo que ameritaría un análisis más profundo del tema. “Mi opinión personal es que esta indicación hay que rechazarla para que vaya a Comisión Mixta”, recalcó. La diputada Pacheco dijo que resulta “tremendamente inoportuna e inadecuada”, la indicación de los senadores Antonio Horvath y Hernán Larraín. Es por ello que llamó a sus colegas de la Comisión de Pesca a rechazarla, valorando la posibilidad que tuvieron los dirigentes de manifestar personalmente sus reparos al presidente de la Cámara.Aclaró que el tema no es sólo que los pescadores artesanales se opongan a la indicación, sino que desean poner sobre la mesa los restantes problemas del sector. Recordó que el 2012 expira la Ley que determina los límites máximos de captura y todos los recursos pesqueros pasan a manos del Estado y desde esa perspectiva, consideró que “todos los temas son discutibles, entre ellos la distribución de los recursos del mar”.El diputado Fidel Espinoza (PS) estimó que, tras esta indicación, que calificó como “discriminatoria y atentatoria” para la pesca artesanal, se observa claramente “un gran negociado porque las grandes empresas de los posicionadores satelitales se encuentran en manos de personas retiradas de la marina, y sabemos que ya están llamando a los dirigentes de pescadores artesanales para ofrecerle su producto”.Recordó que el Intendente de la Región de Los Lagos, Juan Sebastián Montes, “le entregó hace dos meses atrás una carpeta a los pescadores de la zona donde venían ofertas con precios de los posicionadores satelitales (entre 1 y 2 millones de pesos por embarcación). “Es muy triste que en lugar de apoyar a este sector para mejorar sus capacidad de desarrollo y su calidad de vida, constantemente se los esté perjudicando a favor de intereses económicos oscuros. Esto huele muy mal”, enfatizó.El segundo encuentro se concretó en instancias de la Comisión de Pesca de la Cámara, instancia que preside el diputado Carlos Recondo (UDI), y a la cual concurrieron la Federación Gremial de Pescadores Cerqueros Artesanales Pelágicos de la Región de Los Ríos. La idea fue ilustrar a los legisladores sobre los impedimentos que existirían para que la flota pueda realizar operaciones pesqueras en la región, en vistas a la citada indicación y otras problemáticas

MODIFICACIÓN DE LEY GENERAL DE PESCA Y ACUICULTURA EN MATERIA DE PESQUERÍA ARTESANAL

|

A continuación reproducimos el debate y votación del día 6 de abril de 2011 en el senado de la republica donde se Modifica la ley general de pesca y acuicultura en materia del concepto de embarcación artesanal y de su clasificación por eslora, del reemplazo de la inscripción en el Registro Pesquero Artesanal y de los requisitos para inscribirse en el mismos registro.




MODIFICACIÓN DE LEY GENERAL DE PESCA Y ACUICULTURA EN MATERIA DE PESQUERÍA ARTESANAL

El señor GIRARDI (Presidente).- Corresponde continuar la discusión particular del proyecto, en segundo trámite constitucional, que modifica la Ley General de Pesca y Acuicultura en materia del concepto de embarcación artesanal y su clasificación por eslora, del reemplazo de la inscripción en el Registro Pesquero Artesanal y de los requisitos para inscribirse en este Registro, con segundo informe de la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura y urgencia calificada de "simple".

--Los antecedentes sobre el proyecto (6242-21) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:


Proyecto de ley:


En segundo trámite, sesión 52ª, en 14 de septiembre de 2010.


Informes de Comisión: Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura: sesión 59ª, en 12 de octubre de 2010.


Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura (segundo):


sesión 5ª, en 23 de marzo de 2011.


Discusión:


Sesiones 66ª, en 10 de noviembre de 2010 (queda pendiente su votación en general); 69ª, en 17 de noviembre de 2010 (se aprueba en general); 6ª, en 5 de abril de 2011 (queda pendiente su votación en particular).


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario. El señor LABBÉ (Secretario General).- Ayer quedó pendiente la discusión de la indicación renovada que propone agregar un número 10, nuevo, al artículo 1º, que modifica el artículo 64 B de la Ley General de Pesca y Acuicultura.


El señor GIRARDI (Presidente).- Continúa la discusión. Tiene la palabra el Honorable señor Escalona.


El señor ESCALONA.- Señor Presidente, solicito a los Senadores que suscribieron esa indicación que tengan a bien retirarla, ya que, de ser aprobada, afectaría el proceso de consulta que se lleva adelante entre la Confederación Nacional de la Pesca Artesanal (CONAPACH) -parte de sus dirigentes se encuentran en las tribunas en este momento- y la Subsecretaría de Pesca -organismo de Gobierno responsable del sector- con el propósito de arribar a un acuerdo en el marco de un proyecto de ley actualmente en estudio, evaluación y redacción.

En tal virtud, los dirigentes de la pesca artesanal me han manifestado -me hago responsable de lo que señalo- que se produciría un quiebre en las confianzas generadas si se aprobara ahora esta indicación.

En efecto, ellos se sentirían atropellados, pues fueron formalmente invitados a participar en dicho proceso y, al mismo tiempo, se introduciría una grave alteración en la redacción de la actual Ley General de Pesca, lo que generará un conflicto y una confusión de muy difícil manejo para la propia Armada de Chile, entre otras instituciones, ya que la indicación establece que "También estarán sometidos a esta obligación los armadores de naves para la pesca artesanal de eslora total igual o superior a 15 metros", en circunstancias de que dicha normativa determina un límite de 18 metros.

Por consiguiente, acá se produciría una dificultad mayor -no quisiera decir un enredo, porque sería subvalorar la importancia del problema- tanto desde el punto de vista técnico, con la propia Ley General de Pesca, como desde la perspectiva social, con la principal organización representativa de la pesca artesanal.

En consecuencia, para evitar una votación donde algunos nos pronunciemos en contra y otros a favor, lo cual podría abortar la posibilidad de llegar a un acuerdo, respetuosamente me atrevo a sugerir a quienes suscribieron la indicación que la retiren, con el objeto de atender la solicitud de los dirigentes de la pesca artesanal en orden a que este problema se resuelva en la iniciativa que se tramita en forma paralela. He dicho.




El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, ayer, antes de que se suspendiera la discusión del proyecto, le consulté al Honorable señor Horvath sobre el origen de la indicación, y él me respondió que se había rechazado en la Comisión. Por lo tanto, había tranquilidad al respecto.

Sin embargo, ella fue renovada con la firma de 10 señores Senadores. Esto nos sorprendió, porque pensábamos que no se había aprobado en el entendido de que se trataba de una materia que, cuando la discutimos respecto de las naves industriales, generó un extenso debate.

En esa ocasión, hubo tiempo para conversar con el sector pesquero industrial acerca de los alcances de la medida, en particular sobre los costos, el mecanismo de fiscalización y la entidad donde esta recaería, porque en las áreas de pesca siempre influye la técnica, la capacidad de los capitanes y el importante rol que juega la Armada.

Aprobar el posicionador satelital para las naves artesanales sin tener una evaluación de los costos y un entendimiento con los organismos fiscalizadores (la Armada) respecto de cómo y en qué condiciones se desarrollará dicha labor, pero particularmente sin haber alcanzado un acuerdo con el sector respectivo, resulta imposible.

Ese debate se debe dar a propósito de la "Ley Corta de Pesca" -esperamos que se transforme en "Larga", pues vence el 2012, lo cual significa un plazo extraordinariamente acotado-, porque forma parte de la reestructuración de la institucionalidad del sector pesquero, junto con muchos otros aspectos que requieren la atención del Parlamento para su ordenamiento.

Aquí se propone reordenar una parte, es decir, que efectivamente los pescadores artesanales cumplan con el requisito de que la autoridad fiscalizadora sepa donde están pescando. No me parece una medida cuestionable.

Lo que señalamos es que eso forma parte de un acuerdo para analizar la institucionalidad completa respecto de los deberes y derechos de la pesquería artesanal, y aquí se impone un deber en circunstancias de que existe un conjunto de discriminaciones muy potentes que subsisten en la actual Ley General de Pesca, que efectivamente tiene a los pescadores artesanales en condiciones precarias Instalar posicionadores satelitales en naves de 15 metros de eslora provoca un problema, primero, porque hoy día figura en el respectivo cuerpo legal una longitud de 18 metros; y, segundo, porque se desconocen las condiciones o el acuerdo existente sobre el manejo del recurso pesquero.

Ello forma parte de un debate más extenso. Adelantar una fracción pequeña de un mecanismo de fiscalización no parece lo más adecuado. Significa anticipar una discusión en un contexto no general de la Ley de Pesca. Porque, digámoslo con franqueza -se hallan presentes en las tribunas las organizaciones respectivas, particularmente la CONAPACH-, se afirmó que habría un ordenamiento del sector pesquero artesanal dentro de la Ley General de Pesca o en una normativa especial.

Eso fue materia de debate y se generaron consensos muy importantes, pues una ley siempre debe contar con el acuerdo de los actores involucrados para que funcione. Pero, aquí, ello se salta.

Lamento que no se encuentre presente el Subsecretario de Pesca, ya que él podría contribuir grandemente a dilucidar el problema. Les vamos a generar una situación conflictiva a dicho personero de Estado, al Ministro de Economía, y se producirá una votación dividida existiendo consenso en que se debe regular y fiscalizar la pesca artesanal para cuidar el recurso.

Debo recordar que quienes depredaron las especies, en particular por el esfuerzo pesquero extraordinariamente negativo que realizaron, no fueron los pescadores artesanales, sino los industriales. Y, en este sentido, la incorporación del posicionador satelital significa equipararlos, es decir, se efectuará el mismo control respecto de dimensiones de esfuerzo de pesca muy diferentes.

En definitiva, se trata de un debate que desvirtúa los problemas de fondo.

Por lo anterior, espero que podamos acordar en la Sala dejar sin efecto la indicación. Por cierto, con el compromiso -que también es de los pescadores artesanales- de que estas materias las debatiremos, con tiempo y en todos los aspectos que he señalado, cuando discutamos el marco global de la Ley General de Pesca. Hacerlo ahora generará un principio de quiebre en las confianzas. Y particularmente constituye una mala forma de legislar, al incorporar elementos parciales en circunstancias de que el debate es mucho más estructurado y genérico.

Por lo tanto, pido al Senador Larraín y a los demás colegas que renovaron la indicación que puedan atender a las razones mencionadas, que creo son absolutamente justas, adecuadas, de buen criterio. Por cierto, conservando el compromiso de que discutiremos el tema y lo votaremos en su momento. Además, me parece que nos pronunciaremos sobre la materia de manera consensuada cuando contemos con el marco general de la Ley de Pesca. Hacerlo antes no resulta apropiado. A la vez, ello ha sido de manera sorpresiva. Siento que no es el interés del Gobierno. Se trata, eso sí, del legítimo derecho de los señores Senadores. Pero solicito que en este punto exista una mínima relación entre el Ejecutivo y las entidades de pesca artesanal.

Ojalá se acceda a lo que pido. Si no, tendríamos que votar en contra de la indicación.

Creo que a todos nos interesa que el recurso pesquero se cuide. Y ese es el principio que nos debiera unir cuando enfrentemos este tema. He dicho.


¡Patagonia sin represas, señor Presidente!


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Hernán Larraín.


El señor LARRAÍN.- Señor Presidente, quiero entregar algunos antecedentes relacionados con la indicación, que corresponden también a inquietudes presentadas por otros señores Senadores. En otras palabras, deseo contar por qué estoy detrás de ella.

Desde hace muchos años, en nuestra Región -me refiero al Maule Sur, a su borde costero- sufrimos la invasión permanente de flotas de pescadores artesanales mayores, de embarcaciones superiores a quince metros -por eso la distinción; no es una arbitrariedad-, que ingresan en las cinco millas marinas de nuestros pescadores artesanales. En nuestra Región no existe pesca industrial, pero sí se produce invasión desde fuera de ella.

Y las medidas para controlar dicha situación han sido infructuosas. Hemos hablado con la Armada todas las veces que Sus Señorías se imaginarán. En muchas oportunidades he visto personalmente las flotas en nuestras aguas; les he sacado fotos, hemos acudido a la prensa nacional tratando de denunciar estos hechos.

Pero todo ha sido absolutamente inútil. Y cuando se logra identificar a alguno y le aplican una multa, esta es irrisoria. Por lo tanto, no pasa nada. Hay una total impunidad, a costa de nuestros pescadores artesanales.

Entonces, me plantean: "Los pescadores artesanales están preocupados de este tema". Yo no los veo interesados en los pescadores artesanales que sufren la situación que he descrito.

Hace ocho años presenté una moción. En esa época era Subsecretario de Pesca Felipe Sandoval. Y me señaló: "Lo vamos a incorporar dentro de un proyecto mayor". Esperamos a que se incluyera en una iniciativa más amplia. Y todavía seguimos esperando.

Tiempo después, en una reunión que sostuvimos junto a los pescadores artesanales en la Dirección General del Territorio Marítimo para solicitar nuevamente más presencia fiscalizadora, los dirigentes me preguntaron: "Senador, ¿qué ocurre con su proyecto?". Les respondí: "Ahí estoy esperando, porque en el Senado pasa una vez, otra vez y lo cierto es que nunca se trata". Entonces, yo dije: "Ya, presentémoslo". Concurrí a ese encuentro con el ex Senador Naranjo. Y le manifesté: "Senador Naranjo, ¿le parece sumarse a mi iniciativa? Lo reactualizamos, le agregamos algunas cosas nuevas y lo presentamos". Así ocurrió. Por supuesto, hasta hoy ese proyecto no se ve ni se analiza.

Pasan los años, se dan muchas explicaciones, y lo único que tenemos hasta hoy es invasión en nuestras costas, y los pescadores artesanales quedan mirando para el techo. Eso es lo que está sucediendo.

Es francamente muy desalentador este escenario.

Más aún, muchas veces se producen incidentes, porque nuestros pescadores salen a decirles: "Por favor, no tienen nada que hacer aquí". Y como las otras son naves mayores y muy agresivas, en numerosas ocasiones no concluyen bien esas discusiones. Y el temor radica en que ello termine arreglándose por otras vías, de violencia, de baleo y con otros mecanismos, porque la Armada nunca llega a tiempo a cautelar esta situación.

Eso es lo que está sucediendo.

Y ahora se plantea: "Dejemos este asunto para el futuro". ¿Qué les digo yo a nuestros dirigentes pescadores? ¿Que otra vez el Senado no quiere pronunciarse sobre esta materia? ¿Que nuestros pescadores deben seguir pagando la ineficacia legislativa, de la fiscalización y del control?

Entiendo que hay otros problemas anexos a la situación que se vive en la pesca artesanal. Y ojalá los resolvamos bien, por el sector artesanal.

Pero pido que alguien me explique cómo les diremos que otra vez serán tramitados y que no habrá medidas para evitar el escenario descrito, porque el Senado tiene otras cosas que hacer antes o porque existen otros compromisos de no sé qué carácter.

Lo que solicito es algo muy simple.

Si otras flotas no invadieran nuestras costas, no estaríamos discutiendo. Aquí se está incumpliendo la ley. Y lo que pedimos es que se cumpla. Y como ello no ha ocurrido, mediante este mecanismo -el posicionador geosatelital-, más el aumento de las sanciones a los infractores, yo les aseguro que en seis meses este problema se resuelve.

No sé dónde radica el inconveniente.

Además, estas naves se encuentran asociadas a la pesca industrial. Porque, como las embarcaciones de esta última no pueden entrar, contratan a estos pescadores artesanales para que trabajen como intermediarios. En consecuencia, no se trata de verdaderos pescadores artesanales, que viven directamente de su trabajo, sino que están asociados a la pesca industrial.

Por consiguiente, estamos protegiendo a la pesca industrial, no a la artesanal

El señor LONGUEIRA.- Y son liderados por quien está en las tribunas.

El señor LARRAÍN.- Lo que quiero hacer presente es que necesitamos una solución para nuestros pescadores artesanales. Consulto a Sus Señorías qué respuesta les vamos a dar.

Por todo lo expuesto, insistí en la indicación, y le pedí a muchos Senadores, de distintos sectores políticos, que nos acompañaran. Porque se trata de un problema relacionado con los pescadores artesanales auténticos, que en nuestra Región y en muchas otras están siendo depredados por otros pescadores artesanales más poderosos, cuya asociación con la pesca industrial simplemente está terminando con la pesca artesanal en muchas zonas del país.

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Horvath.


El señor HORVATH.- Señor Presidente, quiero recordar a los parlamentarios cuál fue la historia del posicionador satelital, contenido en el artículo 64 B de la Ley General de Pesca y Acuicultura.

En su momento también hubo una fuerte oposición entre los industriales para implementarlo. Pero estos fueron los primeros beneficiados. Porque se respetan las áreas; saben dónde están; se trata de una información reservada, que manejan exclusivamente el Servicio Nacional de Pesca y la Armada de Chile. Y, además, posee un componente muy importante, no solo el de hacer las cosas bien y en el lugar que corresponde, sino que otorga seguridad a la actividad pesquera. No olvidemos que algunos pescadores artesanales salen por el pez espada a 600 millas de la línea de base recta. Hay gente que trabaja en condiciones muy precarias.

Todo esto va en aras de que los que se encuentran trabajando bien estén tranquilos y que los que se salen de área tengan un mecanismo de control.

A la vez, hablamos de naves pesqueras artesanales superiores a quince metros. No hay ninguna imprecisión al respecto, porque sabemos que el tope de la eslora es de dieciocho metros, tal cual lo dispone la ley. Por lo tanto, estas embarcaciones pueden equivaler a cuatro o cinco camiones grandes o a 160 camionetas. O sea, no nos referimos a cualquier nave. Estas tienen un volumen de bodega de ochenta metros cúbicos. Son bastante importantes.

Y la idea es establecer una gradualidad con los pescadores artesanales. Esta sería la primera: entre quince y dieciocho metros.

Después vienen las zonas contiguas.

En este minuto, gracias a la modificación de la Ley General de Pesca, las zonas contiguas son autorizadas por el Consejo Zonal de Pesca. Pero tal autorización la otorgan los integrantes del Consejo a la Región a la cual se accede. Y lo que piden las Regiones es que los que ingresen -después de establecerse dónde hay un remanente para que de otra Región puedan sacarlo- empleen posicionador satelital. Si no, tampoco habrá forma de control. Sabemos que el SERNAPESCA no posee la cantidad de elementos para fiscalizar y que la Armada tiene otras funciones también. Y qué mejor que fiscalizar a través de un procedimiento expedito, económico, que da seguridad en el mar y que, a la vez, constituye plena prueba.

Si existen conversaciones entre los pescadores artesanales -hablamos de mucha gente, desde personas que pescan en panga y bote hasta naves de dieciocho metros-, que sigan adelante con ellas. Pero la indicación no los afectará. Además, todavía queda la instancia de la Cámara de Diputados para revisar la materia en detalle. Solo buscamos avanzar para que se protejan los recursos y la actividad pesquera y para que, al final, sea el conjunto el que gane.

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Orpis.


El señor ORPIS.- Señor Presidente, solo quiero agregar un elemento adicional a los argumentos expuestos por los colegas Larraín y Horvath.

Lo que se busca a través de esta indicación es proteger al pescador artesanal auténtico: al pequeño, haciendo aplicable el concepto a que se refiere la ley de que únicamente se puede pescar en la zona donde se tenga residencia, es decir, en las Regiones respectivas. Y es evidente que con naves de 15 metros de eslora resulta muy fácil pasar de una zona a otra.

Estoy seguro de que los pescadores artesanales de las propias Regiones son los primeros en tratar de cuidar sus recursos.

Por lo tanto, señor Presidente, la única forma de que la autoridad pueda, en definitiva, fiscalizar que se respeten las zonas en las cuales residen los pescadores artesanales auténticos, pequeños, y de que efectivamente se les proteja es exigiendo a las naves mayores para la pesca artesanal -como se propone en la indicación-, de eslora igual o superior a 15 metros, la instalación de un posicionador satelital.

En consecuencia, me parece oportuna la indicación presentada y que hemos renovado diversos Senadores.

Y ella no solo es oportuna, sino absolutamente necesaria, tanto para proteger a los pequeños pescadores artesanales cuanto para hacer respetar las distintas zonas en que se dividió el país en función de la residencia de ellos.

Debo manifestar que en el proyecto original se pretendía eliminar la exigencia de acreditar domicilio en la Región. Afortunadamente, esa enmienda fue rechazada en la Comisión de Pesca, a fin de que se respeten las respectivas zonas.

Se insistió mucho en suprimir el requisito de residencia. Menos mal que prevaleció el criterio del Senado en orden a mantenerlo para los efectos de desarrollar la pesca.

Sin embargo, a fin de que se respetara esa exigencia era absolutamente indispensable formular una indicación -como la que renovamos- para establecer la obligación de que las naves mayores coloquen a bordo un posicionador satelital, con el propósito de proteger al verdadero pescador artesanal, que -reitero- es el más pequeño.

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Letelier.


El señor LETELIER.- Señor Presidente, el punto en discusión tiene que ver con el cumplimiento de la ley.

Hoy, nadie es capaz de fiscalizar si efectivamente las personas autorizadas para extraer del mar, en embarcaciones de diferente tamaño, un recurso que no pertenece a nadie en particular sino a todos en general y que está ahí, respetan las reglas del juego. Y, en verdad, muchos de esos pescadores no las acatan.

La realidad de la industria pesquera en nuestro país es que existen varias especies en plena explotación y otras, a punto de colapsar.

Ha sido el exceso de esfuerzo pesquero el que ha generado el drama, entre otros, del jurel; la crisis en el norte, y la razón por la cual hemos efectuado en el Parlamento debates sobre estudios -como los solicitados por los Senadores de Iquique y Arica- que dicen relación a tallas y otras características.

Aquí estamos frente a un sector muy relevante de la economía. Chile ha llegado a ser una de las naciones con mayor esfuerzo pesquero del planeta; pero está demostrando que no hemos tenido la inteligencia para preservar esa riqueza. Quizás tampoco la tuvieron los países europeos y estamos siguiendo el mismo camino de saquear el recurso.

La única forma de evitar su depredación es mediante el establecimiento de normas regulatorias; de un cuerpo legal que por sobre todo sea conservacionista, y de medidas drásticas -¡drásticas!- para garantizar que quienes sean autorizados para extraer las distintas especies cumplan las leyes.

No cabe duda de que tenemos una realidad diferenciada a lo largo del territorio nacional.

No es lo mismo lo que pasa con los recolectores de orilla -la situación que más conozco en la Región de O´Higgins- versus la actividad de los buzos que existen en todo el país; ni lo que ocurre con los boteros o los pescadores artesanales pequeños versus los pescadores artesanales de mayor magnitud, pues muchos de estos -como bien acotaba el colega autor de la indicación en debate- se encadenan de hecho con la industria de la pesca.

Debemos encontrar una fórmula civilizada, correcta, para que quienes sean autorizados para extraer recursos respeten las áreas de pesca y la cuota a que tienen derecho.

La necesidad de discutir una indicación de la naturaleza de la que se ha planteado es producto de que la ley no se cumple.

Si se acatara la ley, no tendríamos este problema. A nadie le gusta -a mí por lo menos, no-, por principio, aplicar sanciones o una suerte de garrote contra los pescadores artesanales ni industriales. La norma propuesta se orienta hacia aquellos que no respetan la ley.

Yo represento a la Sexta Región, donde, por desgracia, y no me canso de decirlo en el Parlamento, no peleamos por un puerto sino que aspiramos aunque sea -disculpen la forma de decirlo- a un pinche muelle. Porque carece de infraestructura para los pescadores artesanales; no hay infraestructura portuaria, y somos testigos de cómo pescadores o esfuerzos pesqueros de otras Regiones llegan hasta allí y muchas veces hacen lo mismo que en su zona de pesca y extraen más de lo que corresponde.

Señor Presidente, hasta ahora no he escuchado aquí ningún argumento convincente para no aprobar esta indicación renovada. ¡Ninguno!

En un momento dado pensé en retirar mi firma, para facilitar un acuerdo, porque supuestamente el Ejecutivo estaría negociando y viendo un mecanismo. Pero me he convencido de que lo mejor es pronunciarnos ahora, con el objeto de ver cómo y quiénes estamos por defender verdaderamente los recursos pesqueros versus situaciones un poco más complejas.

Lo que aquí se requiere, señor Presidente, es respetar el recurso pesquero por sobre todas las cosas. Y por eso concurriré a aprobar la indicación.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Zaldívar.


El señor ZALDÍVAR (don Andrés).- Señor Presidente, yo también patrociné la renovación de esta indicación a fin de tratarla en la Sala, porque según lo expresado por el Senador Larraín -sin perjuicio de reconocer la validez de los argumentos del colega Navarro- es una norma necesaria.

Y como muy bien dijo el Senador Horvath, cuando se analizó, en su momento, la instalación de GPS en las naves industriales, efectivamente hubo una gran discusión acerca de lo que iba a significar en cuanto a costo, a operación, etcétera. Y se demostró que constituía un buen sistema de control para la actividad pesquera, en especial ante el hecho de que las cuotas de pesca se encuentran repartidas por Regiones.

En el caso de mi Región (la Séptima), como han señalado los pescadores artesanales, muchas veces llegan de otras zonas algunas naves, sobre todo industriales o semiindustriales, y proceden a extraer los recursos pesqueros sin ningún control.

Por ello, estimo que para los pescadores de dicha Región esta es una norma necesaria y conveniente.

Sin embargo, tal vez sí sea cierto que a las embarcaciones de 15 metros de eslora les signifique un mayor costo la instalación del dispositivo de posicionamiento satelital. Pero tal costo va a redundar, en definitiva, en mayor bienestar para sus dueños. Porque se evitará la competencia desleal en la pesca de especies que, como sabemos, son escasas.

Por esa razón, es bueno que exista una disposición de este tipo, en particular porque desde hace tiempo se nos está reclamando que resolvamos el punto. Y el solo hecho de presentar la indicación ha provocado la discusión y la necesidad de zanjarlo.

No podemos esperar hasta el año 2012, cuando corresponde adecuar la Ley de Pesca. Soy partidario de aprobar esta norma hoy día, aprovechando que estamos abocados a legislar sobre cómo proteger la pesca artesanal. Además, interpreta el interés de los pescadores artesanales de mi Región.

Por eso, señor Presidente, me pronunciaré a favor de la indicación renovada.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Escalona.


El señor ESCALONA.- Señor Presidente, hice una solicitud hace pocos momentos, pero no alcancé a dar todos mis argumentos. Por eso, voy a abusar de la paciencia de los colegas para entregar mi punto de vista más de fondo. Básicamente, quiero señalar que estamos frente a una situación muy grave desde el ángulo del procedimiento legislativo, porque en los hechos, sin que se haya manifestado, se desea modificar la Ley General de Pesca reduciendo de 18 a 15 metros el límite de la eslora de las naves pesqueras artesanales.

Eso es lo que se quiere en los hechos.

El señor LONGUEIRA.- ¡No!

El señor ESCALONA.- Sí.

Porque esos son el resultado y el efecto práctico.

El señor LARRAÍN.- ¡No es así!

El señor ESCALONA.- No digan que no: eso es lo que va a ocurrir.

Entonces, cuando no se dicen las cosas como son, se afecta gravemente la transparencia, que, entiendo, ha sido un valor muy recurrido y socorrido por todos durante los últimos años y en los discursos que recuerdo del tiempo reciente.

Se ha hecho de la idea de la transparencia una especie de valor esencial. Y aquí se está afectando. Si me guío por la intervención del Honorable señor Hernán Larraín, concluyo que es así. Él viene desde hace ocho años intentando modificar la norma pertinente. Y lo manifestó con entera franqueza.

Eso no fue lo que se informó acá, en la Sala, ni tampoco lo que expresó el Honorable señor Horvath. Fue al revés; se dijo exactamente lo contrario: que los dirigentes de la CONAPACH, quienes se hallan presentes en las tribunas, estaban de acuerdo con las modificaciones.

No lo señaló el Senador Hernán Larraín, pero sí el Honorable señor Horvath.

El señor LONGUEIRA.- ¡No pueden estar de acuerdo con eso!

El señor ESCALONA.- O sea, acá se han alterado seriamente las mínimas normas del trabajo legislativo. Se ha presentado una indicación con una intencionalidad por completo distinta de la que se declaró expresamente en la Sala y en la Comisión.

Eso es en primer término lo que no puedo aceptar, señor Presidente.

Si el Senador Hernán Larraín quiere modificar la Ley General de Pesca, que lo diga. Está en todo su derecho. Y discutamos y acordemos las modificaciones con la legitimidad que requieren las cosas.

Pero hacer una enmienda de esa dimensión, de ese sentido, de ese significado, con un argumento oblicuo, no me parece legítimo ni aceptable. En segundo lugar, quiero defender, no por demagogia sino por su espíritu solidario, a los dirigentes y a los pescadores artesanales de la Décima Región.

Lamento la ignorancia de algunos Honorables Senadores. Porque una parte muy importante de la flota de la Octava Región hoy día recala en los puertos de la Décima.

No sé si esos Senadores han visto las imágenes de la televisión. El puerto fluvial de Lebu, por ejemplo, se encuentra completamente inhabilitado. ¿Y dónde está una parte esencial de la flota de la Octava Región? En Quellón, en Ancud, en Maullín: en los puertos de la Décima Región de Los Lagos. Y los dirigentes y trabajadores de la pesca artesanal de esta última, con un espíritu absolutamente solidario, han estado dispuestos incluso a compartir sus esmirriadas cuotas de captura con el objeto de ayudar a trabajadores del sector que se hallan en situación completamente aflictiva.

¡No se venga, pues, a hacer aquí una caricatura! ¡No se presente una imagen irreal! ¡No se diga "estos no son pescadores artesanales"! ¡No se banalice la discusión!

¡Esa es gente que merece respeto y tiene dignidad!

No me parece propio que acá, en el fondo, se haya levantado una acusación y hecho una manipulación de lo que esas personas son al indicarse que "no se trata de pescadores artesanales sino de pescadores industriales encubiertos".

¡Rechazo por completo la torva, la mala intención de esa infame acusación que aquí se ha levantado contra gente honorable y trabajadora, en particular la de la Región de Los Lagos!

He dicho.

--(Aplausos en las tribunas).

El señor LONGUEIRA.- ¡Eso lo dicen los pescadores artesanales, no nosotros!

El señor ESCALONA.- ¡Qué carepalo...!


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, la discusión sobre la pesca -lo expresé- siempre desata pasiones.

Por ejemplo, el entonces Ministro Rodríguez Grossi -el Senador Longueira debe de recordarlo muy bien porque, como yo, era Diputado-, cuando se discutía el proyecto que originó la Ley General de Pesca, solo seis horas antes de la votación nos entregó la información relativa a cómo se distribuirían los recursos, a quiénes serían los ganadores, en fin, porque "hasta ese momento era reservada".

¡El Parlamento distribuía la pesca en Chile, pero constituía información reservada quiénes se la iban a llevar!

¡Seis horas antes de votar aquella iniciativa supimos cómo se distribuirían las cuotas de pesca, que, por supuesto, eran individuales y transferibles!

Señor Presidente, muchos aspectos de la Ley General de Pesca se hallan pendientes.

El de la subasta, por ejemplo. La legislación existe, pero no se aplica. Nosotros queremos hacerla aplicable en determinadas condiciones, para proteger el recurso.

¡Cinco por ciento anual a subasta pública!

Se nos pide apurar una parte de la reforma a la Ley General de Pesca que se encuentra en discusión. Nosotros decimos, entonces: debatamos la distribución de la sardina y la anchoveta.

¿Por qué la pesca industrial tiene más del 40 por ciento de recursos que se encuentran dentro de las cinco millas? ¿Qué fundamento hay para que ese sector acceda a un porcentaje enorme de especies que no puede extraer? ¡Y no puede sacarlas porque están dentro del área exclusiva de la pesca artesanal!

Señor Presidente, si queremos debatir de verdad acerca de derechos y deberes, y particularmente de protección a los pescadores artesanales, hagámoslo en todas las dimensiones, no exclusivamente en la de fiscalizar a ese sector en un solo punto.

Hay pendientes -repito- muchos aspectos de la Ley General de Pesca. Eso es lo que he venido reclamando, no si las naves deben tener o no posicionador.

Podemos coincidir en la necesidad de mayor fiscalización. Pero hemos planteado lo relativo al procedimiento.

O sea, si en cada modificación nos van incorporar cuestiones de fondo de la "Ley Larga de Pesca", estamos en un problema.

Eso lo saben los bancos; y los industriales, también: vencida la Ley, volvemos a cero; es decir, ni un solo pez queda en propiedad privada como hoy. Se termina la llamada "Ley Corta" el 2012 y no existirá cuota individual y transferible. Y eso causa pánico en los bancos, en las empresas.

Pero no queremos pánico, sino empleo. Deseamos proteger al sector industrial cuando cumpla las leyes sobre el medio ambiente, cuando respete sus compromisos con los pescadores artesanales, cuando cuide el recurso marino.

Nadie busca el alarmismo. Solo sostenemos que hay que discutir las modificaciones en el escenario adecuado. Aquí, de manera absolutamente inadecuada, se procura anticipar una parte significativa de la reforma de la Ley de Pesca.

Cuotas, subastas, ordenamiento del territorio costero (ello también reviste importancia), normas legales para la pequeña acuicultura.

Acá legislamos sobre los salmoneros, y les otorgamos la posibilidad -como nunca ocurrió en la legislación nacional- de constituir hipotecas sobre un bien nacional de uso público. Hoy día los empresarios hipotecan en los bancos las concesiones acuícolas.

Y, si no responden a los compromisos contraídos, esas instituciones las subastan. Eso no sucedía antes. Y lo permitimos mediante una iniciativa vinculada con los salmoneros para recuperar parte de los 40 mil empleos que se perdieron debido a la pésima administración efectuada por empresarios que eran campeones mundiales y no supieron cuidar lo que tenían.

Entonces, seguimos legislando a cuadritos.

Señor Presidente, ante la cuestión más de fondo, en la forma como se ha querido plantearla, siento que lo señalado por el Senador Escalona es plenamente válido. En mi concepto, no corresponden los calificativos usados por algunos colegas respecto a la actividad noble de la pesca artesanal, que, por cierto, será la única subsistente. Como ocurre en Noruega, en Islandia y en otros países, es la que extrae los recursos de manera moderada, respetuosa, no abusiva, a gran distancia de los cinco millones de toneladas de jurel que pescaba en nuestro país la flota industrial durante los años 95, 96 y 97.

Por eso, insisto: si nos obligan a votar esta indicación ahora, habrá un quebrantamiento de la fe en torno a cómo actúa el Gobierno a través del Subsecretario de Pesca.

El Congreso es un Poder del Estado independiente. Y reclama su independencia. Pero esto es un quiebre de confianza.

Las veces que el Subsecretario Galilea ha ido a mi Región, nunca se ha reunido con los Senadores (no sé si ha recibido al colega Sabag).

Entonces, no va a entrar más a esta Sala. ¡Un representante del Ejecutivo que rompe un compromiso de honor no tiene derecho a ingresar a este Hemiciclo!

Desde ya, advierto que el Subsecretario Galilea no va a entrar a esta Sala, por lo menos mientras yo me encuentre presente.

Ojalá que no ocurra tal situación. Pero el Gobierno y el oficialismo obligan a ello.

Algunos Senadores de Oposición podrían seguirlo. Pero yo quiero llamar a la conciencia en el sentido de que tensionar este asunto anticipadamente no es lo mejor; va a ser un problema adicional para el Ejecutivo, al que le hemos advertido a tiempo para que no se meta en honduras en los conflictos sociales.

Esto provocará un lío. Y no me corresponde a mí defender la paz social si el Gobierno no es capaz de cautelarla.

Espero que no se deba votar la indicación renovada, señor Presidente. Si hay que emitir pronunciamiento, anuncio que lo haré en contra.

He dicho.

El señor LONGUEIRA.- ¡Amenazas!

El señor NAVARRO.- ¡Pregúntele al colega Sabag! ¡El Subsecretario se reúne con la pura Derecha!


El señor GIRARDI (Presidente).- Les ruego evitar los diálogos, señores Senadores. Tiene la palabra la Honorable señora Rincón.


La señora RINCÓN.-Señor Presidente, me alegra el debate. Y felicito a mi colega Hernán Larraín por haber permitido discutir esta indicación en la Sala.

Porque el sur también existe. Y no está de la Octava Región hacia la Décima, ni tampoco de la Quinta al norte, sino en el Maule.

El Maule se halla entre dos aguas. Y los que sufren las inclemencias en este caso son los pescadores artesanales de la Séptima Región, quienes ven cómo sus recursos son explotados por los de la Quinta y por los de la Octava.

Esta tarde, a la hora de almuerzo, se acercaron a conversar conmigo dirigentes de los pescadores artesanales. Me pidieron que no apoyara esta indicación. Les respondí que debía conversar el punto con mis pescadores artesanales. Estos me dijeron que había que respaldarla, porque lo que viven en el Maule -he hablado muchas veces con ellos sobre el particular- es dramático. Y tienen dos problemas: uno, el que estamos analizando, relacionado con la forma como los barcos de mayor tamaño invaden las costas locales y se llevan sus recursos; el otro, la carencia de cuotas, situación que tratamos de zanjar -no lo conseguimos- en otro proyecto, presentado a raíz del terremoto.

En el Maule, ese último aspecto es dramático: sobran recursos y faltan cuotas, a diferencia de lo que pasa en otras Regiones.

Por cierto, es necesaria una discusión mayor a propósito de la Ley de Pesca, que vence el próximo año. Pero, queridos colegas -y se lo digo también al Ejecutivo-, debemos empezarla hoy.

¿Habrá explosión social como dijo el Senador Navarro? Sí. Porque obviamente, si se suman la secuela del terremoto y el problema que provoca año tras año la falta de cuotas para explotar el recurso, la situación es dramática.

Yo creo que hay que partir por algo. Y este es un buen camino: discutir, poner el asunto sobre la mesa, abordar la cuestión no menor de, para resguardar a nuestros pequeños pescadores artesanales, controlar a quienes entran a las Regiones y a los que salen de ellas.

En cuanto a los insultos, señor Presidente, pienso que debemos dejarlos fuera de la Sala, pues hay un bien mayor que proteger: el trabajo de hombres y mujeres esforzados que día a día luchan por sacar adelante a sus familias.


He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Carlos Larraín.


El señor LARRAÍN (don Carlos).- Señor Presidente, quisiera agregar algo a los argumentos esgrimidos aquí y que me permitiré resumir a la rápida.

Se ha hablado de que la indicación propuesta por varios Senadores -entre ellos, yo mismo- permitirá un mejor control de las zonas de pesca.

Eso es válido. Tenemos en Chile 5 mil 200 kilómetros de costa que virtualmente resulta imposible fiscalizar. Mediante un mecanismo tecnológico se puede trasladar el control a un escritorio.

Además, por esa vía es factible mejorar el uso y goce de las zonas contiguas, donde normalmente existe fricción.

También se ha hecho valer el planteamiento de que por tal camino puede mejorarse el cumplimiento del requisito de residencia.

Asimismo, se habla de la protección de los derechos de los pescadores artesanales que cuentan con embarcaciones de menos de 15 metros.

Pero yo deseo añadir que el mecanismo tecnológico de que se trata tiene un costo relativamente bajo, probablemente de muy rápida amortización.

Además, aquí existe -y esto es lo que quiero poner sobre la mesa- una enorme ganancia en materia de seguridad para las tripulaciones, factor que parece desconocido para algunas personas que hacen gran caudal sobre la suerte de los pobres y los menesterosos.

Hay que mejorar el factor seguridad, señor Presidente.

Ahora, pienso que dilatar la resolución de esta materia hasta la dictación de la "Ley Larga" o de la "Ley Corta" es riesgoso.

Es factible que el costo lo paguen inocentes. Y nosotros tendríamos responsabilidad en ello.

De otro lado, no descubro cuál es el subterfugio legislativo a que aludió un antecesor en el uso de la palabra. Aquí hay una indicación franca, abierta y explícita.

Tampoco se ve la maniobra torva que existiría.

Son palabras que asustan, ¡propias más bien de ópera italiana...!

También debo referirme, señor Presidente, a una especie de advertencia que se le hace al Subsecretario de Pesca, quienquiera que sea.

¡Para remate, es amigo mío...!

¡Pobre don Pablo Galilea: va a entrar temblando aquí...!

En fin, creo que hay que tener en cuenta la vida real y no tanto alguna referencia histriónica que se formule, sobre todo mirando para arriba, hacia las tribunas.

Ahora, como el contenido de toda esta discusión ha sido bastante misceláneo, me permito terminar diciendo: "¡Patagonia sin Navarro...!".

La señora RINCÓN.- ¡Oh, qué feo!

El señor NAVARRO.- ¡Lo voy a invitar a conocer la Patagonia...!


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Hernán Larraín.


El señor LARRAÍN.- Señor Presidente, la verdad es que me sorprende el tono que ha alcanzado el debate respecto de algo que me parece tan obvio y sencillo: asegurarse de que los pescadores artesanales mayores puedan ser ubicados a través de un posicionador satelital de manera que, cuando infrinjan las áreas reservadas a otros sectores pesqueros, sean detectados y sancionados, pero con una pena mayor, para poner término a esa práctica.

¡Eso es todo lo que estamos planteando!

Aquí se dice, primero: "No se puede discutir esto porque son grandes cosas".

¡Perdón!

Este es un proyecto que tiene como propósito modificar la Ley General de Pesca. ¿Y está referido a qué? A los pescadores artesanales.

¿Por qué no se puede debatir acá ese tema?

Se puede discutir.

Segundo, se expresa: "Nos ha sorprendido".

¡Pero cómo se "ha sorprendido" si la indicación fue presentada en la Comisión y dentro del plazo fijado para el efecto!

Desgraciadamente, no supe cuándo se discutió la iniciativa en dicho órgano técnico. De lo contrario, habría ido a explicar la indicación.

En su momento, esa Comisión dispuso de los antecedentes, y la indicación fue rechazada, por las razones que se explicitaron.

Ahora, la renovación de una indicación no constituye más que el ejercicio de un derecho.

¡Por favor!

¡Hasta dónde estamos llegando! En seguida, también me sorprende que por una indicación de un grupo de Senadores se amenace a un Subsecretario del Gobierno.

¡Qué tiene que ver el señor Galilea en esta discusión! ¡Si no he hablado con él sobre la materia! Lo hice con Subsecretarios de Pesca anteriores. Desafortunadamente, no funcionaron en ese minuto. Y por eso he insistido y perseverado en mi planteamiento, atendidas las razones que expuso muy bien la Senadora Rincón, quien conoce la realidad de nuestra Región, así como lo hicieron los colegas Zaldívar y Coloma, ambos partidarios también de la indicación. Porque esa es una realidad que se sufre hoy día, Y no tenemos cómo evitarla.

¿Qué culpa tiene, entonces, el señor Galilea? ¿Por qué se abre debate acerca de algo inexistente?

En efecto, hay cuestiones pendientes; lo recordaba la Senadora Rincón.

A nosotros nos afecta -no he querido mencionarlo ahora; lo he hecho en otras oportunidades- el problema de las cuotas.

Nuestros pescadores artesanales no tienen cuotas de pesca para la merluza, especie que sobra en la zona. En cambio, a quienes no cuentan con este recurso les sobra la cuota. Y eso no ha podido modificarlo el Consejo Nacional de Pesca.

Desde hace cinco o seis años -ya no sé cuánto- venimos pidiéndolo sistemáticamente. Y cada año debemos luchar para que se aumente un poquito la cuota. Se saca algo a la de investigación y se hacen todas las trampas legales posibles para que se les asignen cuotas a los pescadores. Porque, por desgracia, en este aspecto al menos no ha habido la solidaridad que se reclama, pues los pescadores artesanales que disponen de cuotas se las venden a sus socios, no se las regalan. De modo que en ese caso, lamentablemente, no hemos vivido la solidaridad a que se hace referencia.

Luego, aquí no estamos hablando de otros pescadores artesanales. No recuerdo haber mencionado a los de la Décima Región.

Así que pido que se retiren las expresiones injuriosas que se han vertido. Porque acá estamos remitiéndonos a un asunto concreto: cómo defendemos a nuestros pequeños pescadores artesanales del Maule, que no tienen capacidad para salir de la Región y a quienes les quitan los pocos recursos que pueden extraer, por cuanto, desafortunadamente, las cuotas son insuficientes.

¡Esa es la realidad! ¡Eso es lo que nos está afectando!

Sus Señorías dicen que debemos respetar un acuerdo político -no sé de qué tipo- entre el Gobierno y la Confederación de Pescadores Artesanales.

Me parece muy respetable. ¡Pero qué inconveniente hay en una cosa tan simple! ¡Qué más sencillo que darle un elemento adicional a la fiscalización porque los mecanismos existentes no operan!

Llevamos años -¡años!- luchando por eso. Y puedo invitar a Sus Señorías para mostrarles películas que dan cuenta de la desesperación de nuestros pescadores, quienes ven cómo llegan las flotas todos los días.

Llama el Alcalde de Mar a Constitución, donde está la Capitanía de Puerto, y no pasa nada. Cuando logramos que acuda alguna de las lanchas patrulleras, ya es tarde, pues las flotas se han ido. A veces estas se hacen presentes en la noche o a horas en que no se puede ejercer control.

En resumen, creo que los señores Senadores deben ponerse una mano en el corazón.

¿Qué tiene que ver la legislación general? ¡Nada!

¿Qué tiene que ver Galilea? ¡Nada!

¿Qué tienen que ver los pescadores de la Décima Región? ¡Nada!

Aquí estamos defendiendo los derechos de pescadores artesanales pequeños que hoy día ven sus pocas cuotas destruidas por la invasión de pescadores artesanales mayores.

Esas son mis preguntas. Y quiero que sean contestadas en el Senado.

He dicho.

El señor LONGUEIRA.- ¡Se les acabó el reinado! ¡Digamos las cosas como son!


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Coloma.


El señor COLOMA.- Señor Presidente, me alegro de que el Senador Hernán Larraín haya colocado las cosas en su lugar.

Hemos oído, por ejemplo, al colega Escalona, quien generalmente actúa en forma muy seria frente a las diversas materias. Pero no sé qué hay detrás en esta ocasión que lo induce a plantear las cosas de manera tan distinta de como se hace tradicionalmente.

Este proyecto -lo decía el Senador Hernán Larraín- modifica la Ley General de Pesca. Entonces, ¿cuál es el drama de analizar una indicación que enmienda dicho cuerpo legal y que fue presentada en tiempo y forma, habiendo sido renovada -deseo recordarlo a mis Honorables colegas- con la participación de parlamentarios de todos los sectores?

¿Qué tipo de colusión imagina alguien para tratar de describir como una maniobra torva y poco transparente lo que estamos analizando? Pocas veces he visto algo más claro y franco que tratar de disponer una medida de sentido común no solo para la Región del Maule, sino también para todas,...

El señor ORPIS.- Todas.

El señor COLOMA.- ...en orden a que, simplemente, los derechos de los pequeños pescadores artesanales puedan ser resguardados de quien quiera violentarlos. Porque, lamentablemente, hemos visto tanto en el Maule Sur como en el Maule Norte, al igual que en la Sexta Región, según me consta, y en otras, de acuerdo con lo que me expresa mi Honorable colega Orpis, que son traspasados los límites.

Pero la clave, en el fondo, dice relación con la pregunta de cuál es el problema estricto de defender los derechos de ese sector. Puede que el Senador que habla no sepa a quién se quiere proteger, que no sepa a quién se teme, mas insiste en que le parece de sentido común -y lo expone con absoluta serenidad- que en esta Corporación, respecto de la cual tanto se deplora a veces la falta de iniciativa, se pueda aprovechar justamente una idea buena para transformarla en ley, ante una situación denunciada decenas de veces que ha afectado la convivencia social de las pequeñas caletas pesqueras y que distintos Gobiernos han prometido una y otra vez superar, sin que eso haya sido posible.

Porque este ya es el récord, señor Presidente: vivimos reclamando de lo que otros no pueden hacer y ahora, en virtud del proyecto, es posible materializar algo pendiente, que consiste, simplemente, en contar con GPS en determinadas embarcaciones para que se detecte cuando se infringen los derechos de pesca en perjuicio de los pequeños pescadores artesanales. Entonces, si alguien no lo quiere, si alguien ve detrás maniobras torvas, oscuras, regionalistas, sesgadas, etcétera, quiere decir que hay gato encerrado, ya que la racionalidad no puede reflejar exactamente el tipo de discusión que hemos sostenido.

Por eso, formulo de verdad un llamado a votar a favor de la indicación. La estamos patrocinando parlamentarios de todas las bancadas y estoy seguro de que es una forma de cumplir con el deber.

Si se llegara a rechazar una proposición de este tipo, ¿qué vamos a decirles a los pequeños pescadores artesanales respecto de los derechos de las cuotas? ¿Qué vamos a plantearles? ¿Que el Parlamento no tuvo voluntad de defender lo que realmente merecen? Ello no me parece razonable.

En consideración a esos cientos o miles de trabajadores, insisto en que se apruebe la indicación y en que el Senado demuestre que tiene voluntad, ganas, pantalones, ideas para proteger de verdad los derechos de los pescadores artesanales.

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Lagos.


El señor LAGOS.- Señor Presidente, intervendré tal vez con menos pasión, pero con buena disposición.

Entiendo que la forma en que se abordó el asunto obedece a una discusión bien específica. Se trata, como dice el Orden del Día, de modificar "la Ley General de Pesca y Acuicultura en materia del concepto de embarcación artesanal y de su clasificación por eslora, del reemplazo de la inscripción en el Registro Pesquero Artesanal y de los requisitos para inscribirse en el mismo Registro".

Lo anterior no se encuentra asociado a la fiscalización. Y deseo señalarlo porque la indicación -es correcto si quieren replantearla, porque así se contempla en el Reglamento del Senado- está insistiendo en algo que fue rechazado y respecto de lo cual el Subsecretario señor Galilea tenía conocimiento.

Lo que se ha expresado acá me ha hecho mucho sentido: esto es parte de una conversación más global. No me cabe duda de que, cuando se trate la iniciativa sobre la nueva ley de pesca -la que viene, la mera mera, la que incide en la situación de los grandes industriales y lo relativo a la subasta, la licitación, las cuotas, los esfuerzos de captura, etcétera-; cuando se verifique la discusión global sobre un sistema que lleva 10 años y cuya manera de operar resulta claramente cuestionable hoy día, a la luz de lo acontecido, la cuestión de los posicionadores satelitales de fiscalización va a ser parte de la fórmula del eventual acuerdo a que se llegue respecto de esa normativa.

Al insistirse en esta materia hoy, entonces, hago presente que no deseo pasar a llevar a ningún pescador artesanal, porque al menos los de la Quinta Región, a la cual represento, no están por aprobar una indicación de esta naturaleza. Es algo que ya me quedó claro: cada uno habla por sus pescadores artesanales. Por mi parte, lo hago por los míos, quienes no están -repito- por aprobar la indicación.

Ellos entienden que se debe fiscalizar, pero eso tiene que ser parte de la negociación y del acuerdo para contar, a partir de 2012, con una Ley General de Pesca que refleje los verdaderos intereses de todas las partes involucradas. Para tal efecto, además, tanto los más pequeños como los más grandes tienen que estar debidamente representados.

Y espero -tengo mis dudas, sin embargo- que, cuando sea preciso discutir con la gran industria pesquera y enfrentarse a sus intereses, los mismos que hoy día defienden con celo a ciertos pescadores artesanales, supuestamente, desplieguen igual fuerza.

Me entusiasma y enternece tanto afán de proteger a ese sector. Me habría gustado observar tal actitud en este mismo Senado, cuando discutimos el Presupuesto, para destinar recursos a fiscalizar la forma en que se respeta la legislación laboral. El Ministro de Hacienda no quiso poner más plata para poder cumplir esa función en el trabajo. Es algo que nos costó una enormidad.

¿Se registró tanto celo para preocuparse de los pescadores artesanales en el pasado? ¿Se cuenta con más recursos para fiscalizar la situación de las temporeras? ¿Qué hemos hecho por los mineros desde el rescate de los 33 que quedaron atrampados en la mina San José? ¡Después han muerto otros 19!

En consecuencia, ¿saben qué puedo decirles, Honorables colegas? Es mejor anunciar: "Voy a defender a los pescadores artesanales de la Región que represento" -lo encuentro razonable y legítimo- que tratar de imputar un doble estándar. No es una cuestión de doble estándar. El Senador que habla también va a defender a los de la Región que representa, mas no resulta adecuado, entonces, aseverar que estos son los correctos y los otros no.

Pero lo más grave de todo dice relación con que el proyecto de nueva ley de pesca que tenemos que discutir en 2012 -y ojalá a partir de fines del año en curso- incorpore el punto, porque va a ser parte de la fórmula. Entendí que la primera vez que intervino mi Honorable colega Escalona pidió reconsiderar el debate de la indicación y que esta se retirara y discutiera de manera distinta y en otro plano, y no para "lentejear".

Y aquí termino, señor Presidente. El Senador señor Hernán Larraín expresó algo que choca: "Llevo ocho años" -con alguien más- "esperando que se fiscalice y se cambien las cosas.". Saqué la cuenta que son 96 meses. Ya han pasado 13 meses de la actual Administración, correspondientes a un 14 por ciento del total, ¿y tampoco ha cambiado la fiscalización? Entonces, quiere decir...

El señor LARRAÍN.- ¡No!

El señor LAGOS.- Sabía que la respuesta iba a ser negativa. Y se tiene razón, porque no se han registrado modificaciones, en la medida en que algunas materias son más difíciles y no se van a arreglar con el posicionador satelital. Es algo que se requiere abordar de manera global. Por ello, la propuesta de discutir el asunto en otro ámbito es razonable.

Y, por último, más que prohibirle al Subsecretario señor Galilea su asistencia al Senado, me habría gustado que hubiera estado acá.

El señor PROKURICA.- ¡Lo está!

El señor LAGOS.- ¿Adónde?

El señor CHAHUÁN.- Ahí arriba.

El señor LARRAÍN.- Se encuentra en la tribuna.

El señor PROKURICA.- Es necesario pedir autorización para que ingrese a la Sala.

El señor LAGOS.- Quiero conocer la opinión del señor Subsecretario,...

El señor PROKURICA.- Es cuestión de dejarlo entrar.

El señor LAGOS.- ...porque entiendo que el punto es parte de los acuerdos sobre los cuales se está conversando. Entonces, la pregunta es: ¿vale la pena tensionar, ante la discusión grande que vamos a tener después, la cual sí es fundamental?

El señor LONGUEIRA.- ¡Pero no se asuste, Su Señoría!

El señor LAGOS.- No abrigo ningún susto, señor Senador.

En consecuencia, reconsideremos lo de la votación. De lo contrario, cada uno se pronunciará como tiene que hacerlo y defenderá a su Región como tiene que defenderla.

Mas creo que la Ley General de Pesca es tan fundamental por lo que representa en empleo, en exportaciones, que el elemento que nos ocupa, cuya importancia para el desarrollo final de la normativa todos conocemos, no debemos abordarlo ahora, sino dejarlo pendiente para esa discusión. Si algunos han esperado 96 meses y ya se han ido 13 en la actual Administración, podemos esperar perfectamente otros 13 para tal efecto.

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Con los Honorables señores Novoa y Longueira compartimos la dificultad de representar a una Región que carece de acceso al mar. No tenemos pescadores...

Tiene la palabra el Senador señor Chahuán, pero antes solicito la autorización para que ingrese el Subsecretario de Pesca.

El señor NAVARRO.- Me opongo.

El señor GIRARDI (Presidente).- No hay acuerdo.

El señor CHAHUÁN.- Señor Presidente, estimados colegas, me parece que la actitud de algunos parlamentarios al no permitir la presencia en la Sala del señor Pablo Galilea dice relación, en definitiva, con no querer discutir a fondo el tema. Y, por lo mismo, pido a mi Honorable colega Navarro -por su intermedio, señor Presidente- que reconsidere su rechazo y deje que el señor Subsecretario se encuentre presente para los efectos de poder...

El señor GIRARDI (Presidente).- Les ruego a los señores Senadores dirigirse a la Mesa.

El señor CHAHUÁN.- Lamento que mi Honorable colega no permita el ingreso del señor Subsecretario.

Deseo consignar que hoy fue un día especial para los pescadores artesanales de la Quinta Región. En efecto, constituimos una mesa de diálogo social con ellos y, por primera vez, logramos bajar la representación a los pescadores de las caletas para que pudieran plantearle derechamente al Subsecretario de Pesca las problemáticas que aquejan en la actualidad al sector.

Una de ellas se refiere a lo que en su tiempo fue una verdadera maldición, pero que ahora se ha transformado en una salvación para estos trabajadores en la Región de Valparaíso: el recurso de la jibia.

Por otra parte, también cabe considerar las cuestiones referentes a la instancia para discutir en serio -como lo expresó el Senador señor Lagos- los temas que se debatirán el próximo año con motivo de la modificación de la Ley General de Pesca y Acuicultura. Lo anterior, para el efecto de ser capaces de proponer la extensión de la zona exclusiva de pesca artesanal más allá de las escasas millas que hoy se disponen -ojalá hasta 12 millas o 500 metros de profundidad-; de establecer las condiciones requeridas para preservar los recursos marítimos, pero también de generar la necesaria autorregulación de las artes de pesca, que han ido redundando cada vez más en la reducción de la talla, sin permitir la renovación de la especie.

Estimamos que la indicación renovada por el Honorable señor Hernán Larraín y otros señores Senadores de distintas bancadas dice relación con un asunto que es de la esencia del debate: en la actualidad no existe una fiscalización adecuada de la captura. Por lo mismo, creemos que la proposición tiende, primero, a que sea posible fiscalizar de forma adecuada el cumplimiento de las cuotas; segundo, a proteger a los pescadores artesanales de las caletas, hoy prácticamente indefensos, y tercero, a añadir un elemento de seguridad.

Desde hace un tiempo se ha venido avanzando en términos de que las embarcaciones menores puedan contar con GPS justamente para no tener que lamentar pérdidas de vidas humanas o accidentes en el oficio. Por lo mismo, no me parece para nada exagerado que las naves mayores de los pescadores artesanales dispongan también del sistema, con el objeto no solo de fiscalizar el cumplimiento de la cuota, sino asimismo de ubicarlos con prontitud en caso de accidente.

Por mi parte, he planteado -y aprovecho este escenario para exponerlo- la posibilidad de un seguro obligatorio para las embarcaciones menores. Es una cuestión de fondo. ¿Por qué no contemplar un seguro de incapacidad laboral, ante la eventualidad de un siniestro, y una pensión de sobrevivencia para las viudas?

Esas son las materias que debemos discutir en el Congreso.

En consecuencia, ¿por qué temer a la fiscalización? ¿Por qué temer a que cada pescador artesanal, sea de la categoría mayor o de la menor, cumpla la ley?

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Gómez.


El señor GÓMEZ.- Señor Presidente, solicito a la Mesa recabar la autorización de la Sala para que ingrese el Subsecretario señor Galilea, ya que resulta relevante que opine sobre el punto. Conversando afuera, me manifestó encontrarse disponible para plantear la posición del Ejecutivo.

Entonces, sería conveniente conocer su planteamiento.

El señor NAVARRO.- Para ese efecto pueden intervenir los Senadores de Gobierno.

El señor GÓMEZ.- No necesariamente. Y si fuera así, no importa. Lo adecuado es que podamos escucharlo respecto de la materia, que es bastante compleja.

Así que reitero mi petición de que se registre unanimidad en la Sala para tal efecto.

La señora ALLENDE.- ¿Por qué no va al baño el Senador señor Navarro...?

El señor GÓMEZ.- Señor Presidente, quisiera plantear el asunto desde otra perspectiva. Estimo que el tema de la pesca artesanal es muy complejo. También, ha estado siempre afectado por otras circunstancias.

Deseo exponer en particular un problema existente desde la Cuarta Región hacia el norte. Un artículo de la ley permite la "perforación" de las cinco millas, y ello no se ha tocado en la discusión. Eso sí que resulta complejo, porque las pesqueras grandes, los industriales, han depredado finalmente lo que corresponde a la pesca artesanal.

En el estudio del proyecto cabría preocuparse no solo de la instalación o no del GPS -he observado un debate un poco acalorado al respecto-, a lo cual creo que nadie se va a oponer, en definitiva. La dificultad radica en las prohibiciones que se establecen a continuación. Pero la forma en que se está discutiendo el punto, en general, provocará una situación difícil y no va a tener buen término.

Por eso, considero importante que el señor Subsecretario esté presente para que le sea posible plantear su postura, ya que ha expresado -aunque no puedo intervenir en su representación- que perfectamente se podría buscar una solución, no en el proyecto de ley en examen, sino en otro que se debata con rapidez. El Ejecutivo tiene la posibilidad de calificar la urgencia, de modo que es factible resolver la dificultad que nos ocupa, así como también la "perforación" a que he hecho referencia.

Juzgo que este último sí es un aspecto de fondo, el cual ha significado la depredación de la pesca en las Regiones del norte. Sobre ello no se ha dicho una sola palabra. Se "perfora" hasta una milla, y resulta que ahí se generan dificultades económicas para los pescadores.

En tal sentido, no estoy disponible para resolver cuestiones parciales. Lo razonable es discutirlas en conjunto. Por lo menos el Senador que habla juzga que el señalado es un asunto de fondo para esa zona, ya que se registra mucha preocupación por la manera en que se está enfrentando.

Reitero mi solicitud al Senador señor Navarro para que le permita ingresar al señor Subsecretario, ya que eso posibilitaría, como he dicho, conocer la opinión del Ejecutivo.

Gracias.


El señor GIRARDI (Presidente).- El último en intervenir es el Honorable señor Tuma.


El señor TUMA.- Señor Presidente, represento a la Novena Región, donde existe una cantidad de pescadores significativa, pero bastante menor desde el punto de vista nacional.

El sector enfrenta muchísimas dificultades desde hace tiempo debido a la definición de las cuotas. Pescadores de otras Regiones, con embarcaciones de envergadura, están desarrollando su actividad en la costa de La Araucanía y no se ha determinado que el recurso pueda ser extraído con una cuota razonable para los pescadores artesanales de la zona.

Entonces, he explicado en la Novena Región que estamos discutiendo una iniciativa con relación a la cual se presentó una indicación que establece el posicionamiento satelital.

Fui uno de los partidarios del primer proyecto de instalación de estos sistemas de control para atender la demanda de los pescadores artesanales de todo el país relativa a que la gran industria pesquera avanzaba en sus territorios. Me parece razonable -y a ellos también- contar con tal dispositivo. He sido informado de que no es tan caro y que no reviste mayor dificultad.

Estos trabajadores no oponen reparos a que embarcaciones con más de 15 metros de eslora, siendo artesanales, capturen sus peces, sino que el problema reside en que no es posible sacar ninguno si se carece de cuota. En consecuencia, me plantean que realicemos una sola discusión. La idea es que sometamos el asunto a un debate de fondo; a un debate en que se traten todos los aspectos; a un debate que nos permita apoyar el posicionamiento satelital para embarcaciones menores y, al mismo tiempo, respaldados por estudios de universidades e investigaciones realizadas respecto del recurso en cada zona, reasignarles las cuotas a estos pescadores, que en la actualidad no pueden obtener nada por carecer de ellas. La extracción es llevada a cabo por otros que sí cuentan con permiso, pero que provienen de Regiones distintas.

Por tanto, señor Presidente, voy a votar en contra de la indicación renovada, con el objeto de que una postergación permita realizar una sola discusión.

He dicho.


El señor GIRARDI (Presidente).- Cerrado el debate. El señor Secretario va a dar lectura a la indicación renovada.

El señor LABBÉ (Secretario General).- Ella propone introducir el siguiente número nuevo:

"10. En el artículo 64 B:

"a) Agrégase, en el inciso segundo, la siguiente oración final: "También estarán sometidos a esta obligación los armadores de naves para la pesca artesanal de eslora total igual o superior a 15 metros".

"b) Incorpórase el siguiente inciso séptimo, nuevo:

"El incumplimiento de los requisitos establecidos en los dos primeros incisos del presente artículo significará la suspensión del permiso para la realización de las actividades correspondientes a su inscripción por un plazo de seis meses, y una multa de 30 a 300 unidades tributarias mensuales si se tratase de una nave pesquera industrial, o de 3 a 150 unidades tributarias mensuales si el infractor se tratase de una embarcación artesanal".".


El señor GIRARDI (Presidente).- En votación.


El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Algún señor Senador no ha emitido su voto?


El señor GIRARDI (Presidente).- Terminada la votación.

--Se aprueba la indicación renovada que intercala un número nuevo en el artículo 64 B (17 votos a favor, 9 en contra y 2 abstenciones).


Votaron por la afirmativa la señora Rincón y los señores Chadwick, Chahuán, Coloma, Espina, Frei (don Eduardo), García, Horvath, Larraín (don Hernán), Larraín (don Carlos), Letelier, Longueira, Novoa, Orpis, Pérez Varela, Prokurica y Zaldívar (don Andrés).


Votaron por la negativa la señora Allende y los señores Escalona, Girardi, Gómez, Kuschel, Lagos, Muñoz Aburto, Navarro y Tuma.


Se abstuvieron los señores Pizarro y Sabag.

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB