Greenpeace exigió medidas drásticas contra la depredación del ecosistema marino en el Pacífico.

|


Activistas de Greenpeace se manifestaron esta mañana en la ciudad de Cali (Colombia) frente al centro de eventos en el cual se celebra, desde hoy y hasta el viernes, la reunión preparatoria de la Organización Regional de Administración de Pesca del Pacífico Sur (ORP). Sosteniendo un cartel con la leyenda "Protejan el jurel" los activistas exigieron a los representantes de los 27 países participantes de la reunión que adopten medidas drásticas en contra de la depredación de los recursos marinos en la zona de influencia, especialmente con relación a la pesca del jurel.
Para la organización ambientalista esta reunión, que se lleva a cabo en Cali, es clave para detener al corto plazo las graves consecuencias que viene ocasionando la sobrepesca en el ecosistema marino del pacífico sudeste. De no prosperar estas medidas, y de acuerdo a la evidencia científica, los recursos podrían llegar a extinguirse comercialmente de forma definitiva.
Greenpeace, representado por Samuel Leiva (coordinador de campañas de Greenpeace Chile) participó como organismo observador desde que en el 2006 se impulsó la ORP como una instancia de negociación internacional destinada a establecer medidas de administración pesquera en alta mar.
Si bien la iniciativa comenzó con una iniciativa conjunta de Chile, Australia y Nueva Zelanda, la ORP incluye a 27 países costeros del Pacífico Sur cómo países con flota pesquera en la zona, cómo La Federación Rusa, La Comunidad Europea y China entre otros, pero como organización regional de pesca no logró aún el compromiso de los gobiernos involucrados con medidas comunes, manteniéndose aún practicas de pesca devastadoras en esta zona oceánica.
Greenpeace, en una intervención realizada esta mañana por Samuel Leiva, señaló ante la ORP que el estado actual de jurel “exige una acción urgente para conservar las poblaciones y para asegurar el futuro de las muchas personas que dependen de esta pesquería. Esto requiere una gestión basada en la ciencia y los enfoques de precaución y del ecosistema y no en la codicia y el nacionalismo”.
“La sobrepesca desenfrenada. y la carrera por los peces de los últimos años pusieron de relieve un problema fundamental con la ordenación pesquera tradicional: los países pescan hasta que se acuerde no hacerlo. Existe, de esa manera, muy pocos incentivos para llegar a un acuerdo. Este paradigma debe cambiar”, agregó Leiva.
Greenpeace también alertó a los participantes sobre un fracasado intento similar en el Océano Indico y realizó “un llamado a todas las partes de no repetir lo que sucedió con la "Southern Indian Ocean Fisheries Agreement” (SIOFA), donde la sobre-pesca fue tal que el acuerdo no prosperó”.
La organización demandó medidas concretas para evitar el colapso del jurel a todas las partes presentes en Colombia, entre ellas, la reducción inmediata de al menos un 60% de las capturas tomando en cuenta las recomendaciones del Subgrupo de Trabajo Científico, así como el enfoque de precautorío y los fracasos inevitables de cumplimiento. Esta reducción debe ser apoyada por medidas que aseguren los recursos pesqueros y el ecosistema marino a largo plazo y la Ratificación de la Convención para la Conservación y Manejo de los Recursos Pesqueros en Alta Mar en el Pacífico Sur.
El representante de Greenpeace aprovechó la oportunidad también para recordarles a los delegados la aplicación efectiva de los requisitos para gestionar las pesquerías de fondo sobre la base de resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas 61/105, 64/72, las Directrices de la FAO sobre el mar profundo y respetar lo que pide la decisión del CDB en Nagoya sobre Biodiversidad Marina. La Asamblea General de la Naciones Unidas conducirá una revisión de estas medidas este año.

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB