Pesqueros estiman que proceso de fusiones en el sector no está cerrado

|


En un lapso de menos de seis meses, seis empresas del sector han sido protagonistas de acuerdos de integración.

 buscan RACIONALIZAR USO DE ACTIVOS Y BAJAR los COSTOS

En un lapso de menos de seis meses, seis empresas del sector han sido protagonistas de acuerdos de integración

En menos de seis meses, la industria pesquera chilena ha sido testigo como seis de las empresas más emblemáticas del sector han anunciado sendos procesos de integración. Y las razones están a la vista: un escenario más restrictivo en materia de pesca extractiva, la disponibilidad de la principal pesquería del país -el jurel- ha caído sustancialmente en los tres últimos años y cuotas de capturas reducidas a su mínimo histórico para garantizar la sustentabilidad del mismo recurso. Desde la industria aseguran que este ajuste era necesario para racionalizar las operaciones y reducir los costos dada la escasez de materia prima, pero no desconocen que estos cambios han conllevado también hacia un doloroso proceso de desvinculaciones.Alberto Romero, gerente general de Pesquera El Golfo -empresa que el lunes anunció la intención de fusionar sus operaciones pesqueras y de salmones con el grupo Itata-, explicó que en la pesca extractiva, al bajar las cuotas (de captura) las compañías tienen que aprovechar sus activos de la mejor forma posible. En este caso, son compañías que tienen activos físicos en Caldera, Valdivia y Concepción, y tratar de aprovecharlo en conjunto era lo más indicado dado este actual escenario. Roberto Izquierdo, presidente de Asipes y director de Alimar, ahondó en que estas fusiones obedecen a que la industria está pasando por momentos complejos y las firmas se unen para juntar fuerzas, pero también como forma de subsistencia.En este caso, descartó que las fusiones sean perjudiciales en una zona del país (centro - sur), donde el tonelaje que resulta de esas operaciones es menor respecto de lo que accedían antes de la restricción de la pesca. Las concentraciones más grandes que se han producido en la zona centro-sur son del orden del 20% en la operación del jurel, en el contexto nacional ésta no supera el 6%. Con ese 20%, pueden llegar a juntar cuotas por unas 45.000 toneladas en circunstancias que antes del ajuste cada una pescaba unas 100.000 toneladas, dijo Izquierdo, quien no descartó nuevas adecuaciones dentro del sector. Sólo entre julio y enero se anunciaron también la fusión entre SPK y San José, cuya resultante es la firma Orizon, y la de Pesquera Camanchaca y Bio Bio en el área extractiva pelágica. Efecto laboral Compartió estos juicios, el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, quien sostuvo que es absolutamente natural que las fusiones se produzcan porque las empresas tienen que racionalizar sus activos y disminuir sus costos. Respecto al efecto en el empleo, dijo que sabemos que este proceso trae aparejado pérdidas de puestos de trabajo, pero esperamos que sea lo menos doloroso posible, y si se produce estamos preparados para encontrar soluciones. Al respecto, Izquierdo planteó que la readecuación laboral se ha ido produciendo; esta situación, que es dolorosa y paulatina, creo que en su mayor parte ya se produjo. Alberto Romero acotó que el gran ajuste ya fue hecho el año pasado con la reducción de las cuotas para 2009-2010. Se calcula que unos 1.500 puestos de trabajo se han perdido.

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB