Gobierno y parlamentarios coinciden en establecer una autoridad social fuerte que contrapese la conducción económica

|


Publicado el 17 de agosto del 2010

Autoridades del Ministerio de Planificación y parlamentarios coincidieron en la creación de una autoridad social fuerte que coordine y monitoree los programas públicos orientados a combatir la pobreza, en el marco de una jornada de reflexión política realizada en la sede de la Cámara de Diputados, en Santiago.


Una jornada de reflexión política denominada “La pobreza en Chile: desafíos de los nuevos proyectos legislativos sobre política social” se realizó este lunes en la sede de la Cámara de Diputados en Santiago, con la participación de autoridades de Gobierno y parlamentarios, quienes concordaron en la necesidad de contar con una autoridad social fuerte que sirva de contrapeso a la autoridad económica y que coordine efectivamente las políticas públicas orientadas a combatir la pobreza.


La jornada fue convocada para plasmar un diálogo político entre representantes del Ejecutivo y del Legislativo ante los resultados de la última encuesta CASEN, que proyectó un aumento de la pobreza en el periodo 2006-2009, y la anunciada propuesta gubernamental de crear un Ministerio de Desarrollo Social que coordine todos los programas públicos orientados a combatir la pobreza y la vulnerabilidad.


En la oportunidad, el ministro de Planificación, Felipe Kast, describió someramente las cifras de la última CASEN y recalcó que en este ámbito el Gobierno del Presidente Piñera quiere avanzar hacia la consolidación de una sociedad de seguridades y oportunidades, que incluye los objetivos prioritarios de terminar con la pobreza y reducir la vulnerabilidad de la clase media, así como promover la movilidad social y asegurar la inclusión.


En ese marco inscribió la propuesta de un Ministerio de Desarrollo Social que acompañe con una mirada social el proceso de discusión presupuestaria y monitoree los programas públicos en esta materia.


También intervino el director social del Hogar de Cristo, Benito Baranda, quien dijo que de la realidad surgida de la última CASEN a esa institución le preocupa la progresiva disminución de los ingresos autónomos de los más pobres, que las mujeres concentren la jefatura de los hogares en situación de pobreza, los avances en escolaridad de estas personas y la concentración territorial de los pobres en ciertas regiones.


Baranda propuso la separación de las funciones de planificación, ejecución y evaluación de las políticas sociales, así como una activa participación ciudadana en las estrategias antipobreza.


El diputado Fuad Chahín (DC) defendió las políticas de los gobiernos de la Concertación que significaron reducir la pobreza en los últimos lustros y aseguró que las políticas contracíclicas de la administración de la Presidente Bachelet ayudaron a mitigar una situación que podría haber sido peor a raíz de la última crisis financiera mundial.


El parlamentario enfatizó, sin embargo, que tan central como la lucha contra la pobreza debe ser combatir la abismante desigualdad de la distribución del ingreso.

En el ámbito estratégico subrayó que se debe promover una mayor equidad territorial y superar el asfixiante centralismo que aún impera en el país, así como otorgar un rol preponderante a los municipios en las políticas antipobreza. Aunque valoró el crecimiento económico y la creación de empleos como pasos fundamentales, hizo hincapié en que los empleos deben ser de calidad y con estabilidad, además de ir acompañados de buenas remuneraciones.


El diputado Pedro Browne (RN) llamó a hacer un “mea culpa” por los resultados de la última CASEN expresando que el aumento de la pobreza es responsabilidad de la sociedad y no sólo un gobierno o sector político, Puso énfasis en que este fenómeno debe ser abordado con una mirada de largo plazo y no sólo con políticas de mitigación sino que con estrategias globales que incluyan fomento del empleo y el emprendimiento, junto con poner el foco en la educación y buenos barrios en una mejor ciudad.


El diputado Osvaldo Andrade (PS) puso énfasis en que la lucha contra la pobreza requiere la creación de una fuerte autoridad social que sirva de contrapeso a la autoridad económica y que no sólo se dedique a coordinar las políticas sociales sino que imprima un sello social a todas las políticas públicas. En ese sentido consideró muy modesta e insuficiente la propuesta de un ministerio de desarrollo social como la que plantea el Gobierno. El parlamentario opinó que la lucha contra la pobreza no sólo requiere programas sociales bien focalizados sino que afianzar los ingresos que provienen del trabajo y en ese sentido también cuestionó la eficacia de la propuesta gubernativa de un Ingreso Ético Familiar, basado en transferencias estatales.


Sobre el mismo tema, el senador Pablo Longueira (UDI) llamó a no caer en un negativismo tras los resultados de la CASEN afirmando que en este ámbito el país ha avanzado una enormidad. Entre los desafíos pendientes destacó el fortalecimiento de la institucionalidad y el mejoramiento de los ingresos de los pobres, añadiendo que las propuestas de un Ministerio de Desarrollo Social y el Ingreso Ético Familiar apuntan eficazmente en esa dirección. El senador planteó la necesidad de forjar una “ética del gasto” que vele por la ejecución eficiente de los recursos públicos en este campo.


El senador Francisco Chahuán (RN) sostuvo que la lucha contra la pobreza debe ser prioritariamente un “desafío moral” y en ese plano sugirió un pacto social de todos los sectores nacionales para abordar este asunto como una tarea de país; promover una reforma tributaria que favorezca el emprendimiento y la equidad; y perfeccionar el instrumento de medición actualizando la canasta de bienes y dando mayor periodicidad a la encuesta CASEN.

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB