TDLC: Asignación de cuotas de pesca y libre competencia en Chile

|

Recientemente el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) dio su opinión respecto de la asignación de las cuotas de pesca y recomendó medidas tendientes a garantizar que los costos de transacción de las cuotas fuesen bajos y de facilitar la profundización de un mercado secundario de estas cuotas para que se garantice la eficiencia. En relación con la subasta de todo o parte de las cuotas de pesca, el TDLC sostuvo que ello no era estrictamente necesario desde el punto de vista de la libre competencia, sin perjuicio de que en el proceso legislativo pudiera considerarse una herramienta idónea para el logro de otros objetivos de política pública.
En este sentido, reproducimos una columna de opinión publicada en el boletín informativo de la empresa Lota Protein y elaborada por los académicos de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Alberto Hurtado, Eduardo Saavedra y Manuel Willington. El texto está basado en el informe "Un Análisis de Eficiencia en la Asignación de Cuotas de Pesca en Chile" de estos mismos autores.
"Existen tres condiciones que deben cumplirse copulativamente para que una asignación administrativa o ‘por derecho histórico" sea al menos tan eficiente como una subasta que asigne derechos de propiedad: que no haya (o que sean bajos los) costos de transacción de esas cuotas de pesca, que no hayan asimetrías de información entre los poseedores de esas cuotas y quienes desean adquirirlas, y que no haya poder de mercado entre los poseedores de las cuotas de pesca. Si alguna de dichas condiciones no es satisfecha, entonces siempre una subasta adecuadamente diseñada será un mecanismo que entregará asignaciones más eficientes que aquellas que opte por entregar la autoridad pesquera en forma administrativa.
En su proposición, el TDLC solo se hace cargo del primer argumento, el de la inexistencia de costos de transacción y, de hecho, recomienda varios cambios a la normativa actual que apuntan a reducir estos costos. Suponiendo que los costos de transacción fuesen bajos -lo cual no está garantizado por la mera recomendación del TDLC sobre la materia- efectivamente sería irrelevante desde la óptica de la eficiencia en la asignación de recursos a quién se le asignaran los derechos de pesca originalmente, pero tal premisa requiere necesariamente que no haya asimetrías de información entre las partes que transarían dichas cuotas en un momento posterior a su asignación. El rol de estas asimetrías no ha sido considerado en toda su dimensión por el TDLC.
Las asimetrías de información son relevantes por cuanto los diferentes productores del sector pesquero, unos con muchas cuotas de pesca, otros con menos cuotas y otros sin cuotas, tienen diferentes expectativas respecto de la evolución futura de la demanda por harina y aceite de pescado, de la disponibilidad del recurso marino, de sus costos particulares de extracción y procesamiento del producto, de cómo se comportará la competencia en la industria, entre otros. Estas asimetrías no son necesariamente ‘a favor" de una u otra parte, se derivan simplemente de diferentes evaluaciones respecto a variables relevantes que pueden tener los diversos actores de la industria.
Esta información privada produce que no exista mecanismo alguno de negociación/transacción futura que garantice una asignación eficiente de los recursos ex-post, todo debe asegurarse ex-ante y ello solo es posible con una subasta competitiva por esas cuotas de pesca. Es más, en caso de una asignación por derecho histórico, se genera un sesgo a favor de quién posee la cuota de pesca al momento en que esta quiera ser transada en un potencial mercado secundario, pues cuando hay asimetrías de información entre dos industriales negociando por una cuota de pesca, existe una probabilidad positiva de que finalmente no haya transacción aún cuando quien más la valora sea quien desea comprarla; esto es, una clara falla en la eficiencia en la asignación de los recursos.
Este resultado según el cual en presencia de información asimétrica es imposible obtener resultados eficientes en la negociación entre las partes es conocido el Teorema de Myerson-Satterwhite (1983); una de las contribuciones fundamentales por la cual se otorgó a Roger Myerson el Premio Nobel de Economía en el año 2007. Este resultado, naturalmente, limita de manera fundamental la relevancia del denominado ‘Teorema de Coase" -que sirve de sustento a la recomendación del TDLC- según el cual sin costos de transacción la asignación resultante del libre intercambio sería siempre eficiente.
El segundo problema dice relación con los poderes de mercado que existen al interior de la industria de pesca. Una breve revisión de información histórica de precios muestra que los industriales chilenos tienen poder de mercado en algunos de sus productos, situación que queda de manifiesto con el alza de precios post 27/F y la integración vertical que ha mostrado recientemente la industria con la entrada de industriales pesqueros a la salmonicultura, uno de los mercados que más demanda harina de pescado. De acuerdo con el análisis del TDLC, no consta que en el sector haya habido prácticas colusivas u otras similares, pero tampoco es posible descartarlo de plano dado el importante nivel de concentración en la industria y las instancias frecuentes de reunión de los principales actores. La realización de subastas periódicas diseñadas competitivamente claramente limitaría las posibilidades de comportamientos anticompetitivos, además de proveer información de precios al mercado que podría facilitar las transacciones en el mercado secundario de cuotas.
Por último, si bien el diseño de una subasta tiene costos, estos quedan acotados a su mero costo administrativo. Mientras que por otro lado, la asignación de cuotas de pesca por derecho histórico y torciendo lo que la propia ley de pesca estableció con carácter de transitorio, tiene costos que no son simples de calcular y que pueden resultar muy elevados.
Las medidas propuestas por el TDLC, tendientes a obtener asignaciones eficientes descansa en dos supuestos, ambos bastante dudosos: 1) de que es posible eliminar completamente los costos de transacción mediante cambios a la normativa -supuesto que Ronald Coase, Premio Nobel de Economía en el año 1992, ciertamente no suscribiría- y 2) la inexistencia de asimetrías de información entre actores muy diversos en sus capacidades productivas y habilidad para influir en las políticas sectoriales".

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB