Opinión: ¿Cómo asignar cuotas de pesca?

|

A continuación reproducimos una columna de opinión del profesor de ecomomía, Juan Pablo Montero, publicada el viernes pasado por La Tercera:
"El gobierno está pronto a enviar al Congreso el proyecto de ley que definirá el sistema de asignación de cuotas individuales de pesca a partir de diciembre del 2012. En el pasado, estas cuotas han sido asignadas en base a capturas históricas, que es como se ha hecho en todas las pesquerías del mundo que se administran bajo un sistema de cuotas individuales transferibles, incluyendo las de Nueva Zelandia e Islandia.
Algunos quisieran reemplazar el actual sistema de asignación por licitaciones o subastas de cuotas. Se ha dicho que las cuotas están concentradas en pocas manos, que esto mismo ha facilitado el bloqueo a la entrada a nuevos actores y que, por lo tanto, una subasta sería la única forma de introducir competencia, ya que permitiría la entrada de más y nuevos actores. En un estudio reciente demuestro lo contrario: los mercados pesqueros no sufren problemas de competencia (tal como la ha reconocido el propio Tribunal de la Libre Competencia). Esto significa que las cuotas están hoy en manos de quienes más las valoran.
El que no se haya observado entrada de nuevos actores en los últimos años es porque la industria se ha venido contrayendo, producto de la menor disponibilidad de peces. Las recientes fusiones son la mejor prueba de ello. Esto mismo hace predecir que si en algo va a ayudar una subasta, va a ser en pronunciar la concentración del sector.
También es un mito que las subastas sean mejores para la innovación y productividad. Un estudio reciente de la U. de Concepción documenta que el actual esquema de asignación produjo importantes ganancias en productividad. Pareciera que este mito tiene su origen en la literatura de cuotas transferibles de contaminación, donde efectivamente las subastas se muestran superiores en innovación. Pero este resultado se revierte completamente para cuotas de pesca, ya que cualquier innovación lleva a un aumento en los precios de las cuotas y con ello, a un aumento en las rentas de escasez (las que aparecen producto de la cuota global). Estos beneficios se pierden al competir en las subastas y con ello los incentivos a innovar.
Por último, se ha dicho que las subastas generan grandes rentas para el gobierno. Si se hubiese optado por licitar las cuotas de pesca en cualquiera de los últimos tres años, la recaudación hubiese sido nula, pues en estos años la captura global e individual ha sido inferior a las cuotas (el valor de una cuota adicional, que es el precio al que se despeja la subasta, es cero). Una forma de solucionar estos vaivenes de corto plazo es con cuotas de corta duración y subastas frecuentes. Pero esto destruiría los incentivos a la innovación y a las inversiones de largo plazo.
Una alternativa son las patentes pesqueras acompañadas de cuotas con plazo indefinido. Bien diseñadas, las patentes pesqueras permiten ajustar la extracción de renta a los vaivenes de corto plazo y sin reducir los incentivos a la innovación. El valor de la patente puede indexarse al precio de las cuotas en el mercado, o mejor aún, al valor de los contratos de arriendo de cuotas. Con las nuevas indicaciones en el proyecto de ley que facilita la transferibilidad de las cuotas, es posible pensar en un mercado importante de contratos de arriendo de cuotas a futuro".

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB