Opinión: "El camino incorrecto en pesca"

|

A continuación reproducimos una columna de opinión publicada hoy por La Tercera elaborada por el abogado y asesor de compañías pesqueras, Mario Tapia.
"La abogada Riola Solano, representante del grupo noruego Koppernaes en Chile (Lota Protein), escribió aquí una columna titulada ‘El camino correcto en pesca". En ella intenta reflotar los argumentos que presentó ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) para justificar la licitación de las cuotas de pesca. Los argumentos de Solano no sólo están trasnochados, sino que ya han sido desvirtuados uno por uno en el pasado.
Primero, no es cierto que durante el gobierno del Presidente Lagos se hayan ‘regalado" las cuotas de pesca. La industria pesquera paga cada año una patente pesquera por su uso, que equivale al 3% de las ventas y que en 2009 aportó más de $ 17 mil millones al Fisco. Ese verdadero royalty ha servido para financiar el Fondo de Administración Pesquera y el Fondo de Fomento de la Pesca Artesanal, echando por tierra la idea de que una licitación sería "la" herramienta para generar beneficios sociales.
Segundo, es una falacia que la licitación de cuotas generaría competencia, innovación y transparencia. El TDLC dijo que para el ingreso de nuevos actores no era necesario licitar, ya que lo apropiado era mejorar la transferibilidad del sistema, disminuyendo las barreras a la compra y venta de cuotas, por ejemplo, desligándolas del barco vinculado a ella.
En cuanto a la innovación, la evidencia es que tras la asignación de cuotas individuales por historia en 2001, la industria pesquera se abocó al desarrollo de productos con valor agregado para consumo humano, invirtió en investigación científica y aplicó mayor tecnología, creó nuevos productos, incursionó en otros mercados y logró los más altos estándares de trazabilidad. ¿Qué incentivo podría haber para innovar si las inversiones que ello exige podrían esfumarse con una licitación?
Respecto del derecho a pescar, éste se ampara en las autorizaciones de pesca que la autoridad concedió por décadas hasta que debió decretar el cierre del acceso por recurso y por región por razones de conservación. Dichas autorizaciones tienen carácter indefinido y son un bien incorporal que se encuentra en el patrimonio de sus titulares y que no se puede vaciar de contenido vía licitaciones, privándolos de sus atributos o facultades esenciales a través de una ley expropiatoria.
De esa manera, la ley de Límites Máximos de Captura por Armador asignó con total transparencia las cuotas entre los titulares de las autorizaciones de pesca en proporción a su historia. Quienes quieran entrar a la actividad pueden adquirir cuotas. Ese respeto a las autorizaciones de pesca y a las capturas históricas, que se ha mantenido en Chile y en los países pesqueros relevantes, es lo que está en riesgo con una licitación. Es el camino incorrecto, que una empresa noruega, que recibió en su país las cuotas por historia, impulsa en Chile.
Es dudoso que exista, por tanto, el ánimo en el Congreso para favorecer una fuerte concentración de la pesca como ocurriría de licitarse, lo que afectará al sector artesanal que se enfrentará en regiones completas con un único poder comprador. Por lo que yo no daría por cierto que el Presidente Piñera haya decidido ya efectuar tal licitación".

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB