El Silencioso Rearme del Grupo Angelini

|

Dos de los sectores en los que opera se vieron fuertemente afectados en la primera mitad del año: la celulosa por el terremoto y maremoto, y la pesca por el colapso de la biomasa del jurel. Aún así, Celulosa Arauco prácticamente cuadruplicó sus resultados en el primer semestre, mientras AntarChile los duplicó.
El grupo Angelini, comandado por Roberto Angelini, es uno de los que cuenta con más espacios para crecimiento fuera y dentro de Chile, de acuerdo a los analistas que lo siguen. Aun cuando participa en varios sectores económicos (forestal, energía, pesca y seguros, entre otros), no descartan que tome la senda de seguir diversificando sus negocios.
Hasta el momento, el holding ha mantenido el foco de sus inversiones en los negocios ligados a recursos naturales, incluso cuando la incursión en el corretaje de valores emprendido a través de Cruz del Sur es interpretado por algunos analistas como una señal de que la tradicional reticencia a crecer en el sector financiero pudiera estar quedando atrás.
Ello porque dos de las industrias donde tradicionalmente ha radicado su fortaleza, se vieron golpeados con fuerza por el terremoto y maremoto en el caso de la celulosa, y por la desaparición del jurel en el caso de la pesca. Pese a ello, el mercado le reconoce el mérito de que igualmente logró cuadruplicar las ganancias de Celulosa Arauco y duplicar las de su matriz de inversiones AntarChile.
Ello refleja el potencial de crecimiento del conglomerado, que en los últimos años ha perdido posiciones relativas en el Ranking ESTRATEGIA de Grupos Empresariales, donde desde el año pasado ocupa el séptimo lugar según resultados. Cabe destacar que ello no se debe a un deterioro en sus balances, sino a que otros grupos empresariales han crecido con mayor fuerza en el período, principalmente “por haber estado ligados a bancos o muy activos en negocios como el retail o la minería”, sostiene Ramón Suárez de Munita, Cruzat y Claro.
Otro factor que influye es que durante la crisis económica, varios grupos hicieron grandes apuestas y tomaron altos riesgos, como es el caso de los Matte, que compraron una planta en Brasil por US$1.500 millones, una de las inversiones más elevadas de chilenos en el extranjero. “Y sin embargo, Angelini no ha mostrado ese nivel de agresividad en los negocios”, explica Suárez.
Lo mismo con el grupo Luksic, que previamente a la crisis efectuó la fusión de su Banco de Chile con el Citibank, que le permitió posicionarse firmemente en el sector, y Cencosud, de Horst Paulmann, que compró una serie de supermercados en Brasil y en Perú. Falabella –de las familias Solari, Cúneo y del Río–, en tanto, tomó un lugar destacado en el mercado de Colombia.
Mientras, el grupo Angelini fue uno de los más afectados por el terremoto y maremoto del 27 de febrero pasado, en especial en las áreas forestal, donde aún no se normaliza la Línea II de su planta de Arauco (abriría a fines de año), y pesquera.

Futuro Promisorio

Hernán Guerrero, de BBVA, destaca que el negocio más fuerte de los Angelini sigue siendo el forestal, mediante Celulosa Arauco. De hecho, en la primera mitad del 2010, se movió positivamente en utilidades pese al sismo, y lo mismo ocurriría en la segunda parte del ejercicio, gracias a los elevados precios de la celulosa, que se mantendrían arriba un par de años más, “por la baja en la oferta. Esto, dado que los proyectos de fibra corta entran en operación a partir de 2014”.
Con Arauco, prevén una nueva planta de celulosa en Uruguay para 2012, en la localidad de Punta Pereira, la que considera inversiones por unos US$1.400 millones, junto a la firma europea Stora Enso. Y no sólo eso, ya que se encuentran evaluando una expansión a Colombia, donde cuentan con una oficina comercial desde hace dos años.
Guerrero precisó, además, que en el negocio de los combustibles, por medio de Copec, se ve un futuro auspicioso para el grupo luego de la compra de la colombiana Terpel en US$265 millones, “dado que el mercado tiene espacio de desarrollo, además de una estructura parecida a la chilena, donde los refinadores están aparte de los productores”.
Incluso, otro analista no descarta que comiencen a mirar formalmente otros países de la región como Brasil, donde ya trabajan con Celulosa Arauco. “Por ese lado podrían sorprender”, adelantó.
Asimismo, la compra de Terpel compensaría el que la venta de combustibles –pese a ser alta–, “es de márgenes bajos y estables, lo que influye igualmente en las utilidades del grupo”, indicó Guerrero.

Mientras, en energía, con Eléctrica Guacolda, Suárez recalcó que “el área es mucho más estable en generación, que crece a un múltiplo similar al del PIB, por lo que debiera moverse positivamente. Hay que recalcar, eso sí, que las tarifas son en dólares, y como ha caído, habrá un golpe en los flujos. El precio nudo también se ha visto a la baja”.
En cuanto a Seguros Cruz del Sur, que es un área que ha sufrido varios cambios, con la venta de Cruz del Sur Seguros Generales hace algunos años, se ha enfocado netamente en las inversiones. “Mantuvieron la parte de seguros de vida y se ha formado un fondo de inversiones fuerte, constituyendo en la actualidad una de las áreas más rentables, pese a no ser de las más grandes”, indican los analistas.
Uno de los sectores más débiles y trastocados por la coyuntura, es el de la pesca. En el norte, mediante Corpesca, este año quedaron sin cuotas de captura. Los Consejos Zonales de Pesca, en dos ocasiones no aprobaron traspasar 40.000 toneladas de jurel al área, punto propuesto por Subpesca. Esto se suma a que la Fiscalía Nacional Económica podría poner condiciones a la fusión de su filial SouthPacific Korp con Pesquera San José, y el marco legal que aún no se define en la industria.

Desafíos

Para cualquier grupo económico grande tener un banco es una fortaleza, arista que no dejaría de ser de interés para el grupo. No obstante, un analista subrayó que, aunque los Angelini han mirado de cerca el sector, su enfoque principal sigue en las materias primas, no previéndose una entrada a corto plazo en el área.
De todas maneras, “la única vía para ingresar al negocio sería adquiriendo un banco de menor tamaño y potenciándolo”, manifestó Suárez. En todo caso, al igual que los demás analistas, sostiene que “nadie garantiza que los ingresos extraordinarios que han tenido los bancos este año continúen el próximo, con lo que los Angelini pueden avanzar de puesto a futuro entre los grupos empresariales”.
Los Hombres Fuertes del Grupo
Tres son los hombres más cercanos a Roberto Angelini, los llamados “históricos” del grupo: José Tomás Guzmán (vicepresidente del holding Copec y presidente de Celulosa Arauco); Eduardo Navarro (gerente general del holding Copec y presidente de Abastible), y Francisco Mujica (gerente general de Corpesca).
Estos son los mismos tres hombres claves en la época de Anacleto Angelini, fundador del holding que falleció hace un par de años, y que a su vez son los pilares de las áreas forestal, combustible y pesca –una de las más queridas por Anacleto–, los “caballitos de batalla” utilizados por los Angelini. “Ellos representan las políticas y los valores que sustentan a los Angelini y que se han mantenido en el tiempo”, dijo la fuente.
En tal sentido, luego del deceso del patriarca, en el grupo no se habría sentido un “cambio de mano” en la dirección de los negocios. Es más, “excepcionalmente asumió como presidente Roberto Angelini en los holdings Copec –centro productivo del grupo– y AntarChile –la matriz de inversiones–, para seguir el rumbo marcado por la familia dentro y fuera del país”, señaló la fuente.
Y la palabra “excepcionalmente” no está incluida porque sí. “Hay que tomar en cuenta un hecho muy significativo: don Anacleto nunca asumió la presidencia ni la vicepresidencia de ninguna de sus compañías, siempre dio el cargo a otras personas. Sólo quería estar en los directorios, a un costado, no a la cabeza”, dijo la fuente, diferenciando lo hecho por su sobrino Roberto Angelini.

buscador



Google

Web
fetrapes

 

©2009 . FETRAPES . | Template Blue by TNB